Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Los Puntos Verdes Móviles comienzan a recibir lámparas en desuso

La Ciudad recibe lámparas en desuso a través de los Puntos Verdes Móviles. Podés seguir su cronograma semanal a través de este link. Los vecinos podrán llevarlas a dichos puntos, siguiendo una serie de condiciones para evitar roturas que verás detalladas a continuación.

Viernes 10 de junio de 2022

En el marco de la Ley 1.854 “Basura Cero”, las lámparas en desuso son un Residuo Sujeto a Manejo Especial por lo que deben ser gestionadas de forma diferenciada del resto de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU).

Desde la Secretaría de Ambiente, a través de la Agencia de Protección Ambiental, se inició la disposición de recibir las lámparas en desuso de bajo consumo, incandescentes, halógenas, tubos fluorescentes y dicroicas.

¿Cuáles son las condiciones de recepción?

  • Se aceptan hasta 5 unidades por persona por día.
  • Traelas siempre en su envoltorio original (caja) para evitar roturas. En caso de no tener ese envoltorio, cubrilas con cartón o plástico de burbuja.
  • Las lámparas bajo consumo y tubos fluorescentes solo se reciben en cajas.
  • No se aceptan lámparas rotas.

¿Por qué las juntamos?

Es importante la recolección de lámparas en desuso, ya que poseen materiales que pueden ser reciclados. Además, algunas de ellas deben ser tratadas como residuos peligrosos ya que contienen mercurio, el cual es un metal muy contaminante. Este es el caso de las lámparas de bajo consumo.

¿Cuál es el impacto de las lámparas en el ambiente?

Cada tipo de lámpara genera un impacto diferente en el ambiente. Por un lado, se encuentran las de tecnología de bajo consumo , que son gestionadas como residuos peligrosos dado que contienen vapor de mercurio (razón por la que se prohíbe su comercialización bajo el Convenio Internacional de Minamata). La disposición final de este tipo de lámparas representa menos de un 1%, sin embargo, se trata de una de las principales fuentes de ingreso de mercurio al relleno sanitario.

Por otro lado, las lámparas LED son de tecnología electrónica, que finalizada su vida útil, se gestionan como un Residuos de Aparato Eléctrico y Electrónico (RAEEs). Se recomienda utilizar esta tecnología, dado que las lámparas LED consumen hasta un 90% menos de energía, no contienen mercurio, generan ahorros en el costo de la energía eléctrica y tienen una vida útil de más de 10 años. Además, producen una luz más nítida y brillante generando poca emisión de calor, por lo tanto son más eficientes.

Por último, las lámparas halógenas desaprovechan el 50% de la energía consumida en forma de calor. Por ende, son las menos eficientes en energía, ocasionando un mayor consumo eléctrico.

¿Sabés qué gestión le hicimos a las lamparitas recolectadas durante el programa “Pasate a LED”?

Durante el 2018, se llevó a cabo el programa “Pasate a LED”, el cual incentivaba a los vecinos a llevar sus lámparas en desuso a cambio de una lámpara LED. Al mes de Noviembre de ese mismo año, se gestionaron un total de 531.700 lámparas en desuso que acercaron los vecinos. De este número, alrededor del 60% correspondían a lámparas fluorescentes compactas, las cuales contienen alrededor de 0,035 g. de vapor de mercurio. Por lo tanto, a través de su correcta disposición, se estima que se evitó el entierro o liberación al ambiente de 12 kg de dicho metal altamente tóxico.

Sobre medios en la Ciudad