Agua

La potabilización y transporte del agua requiere de mucha energía, además de ser un recurso escaso.

Antes de darse un baño de inmersión, es preferible darse una ducha: consume 4 veces menos agua.



Controlá las pérdidas de agua en canillas e inodoros.



Aislá los depósitos y caños de agua caliente.

Controlá periódicamente que esta aislación esté en buenas condiciones y reparala o cambiala si se deteriora.

Incorporá aireadores, percolizadores y/o difusores para ahorro de agua en duchas y canillas.



Incorporá inodoros con depósitos de doble descarga.



Para el lavado de espacios exteriores, usá manguera con dispositivo de corte de agua automático o, mejor, balde.


Información suministrada por la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad, el Ente Nacional Regulador del Gas, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad y Agua y Saneamientos Argentinos S.A.