Vivero de flora autóctona

La flora autóctona mantiene infinidad de vínculos con otras especies con las que interactúa. Esta es la base de la biodiversidad de la Ciudad de la que se desprenden los servicios ecosistémicos indispensables para mantener la calidad de vida de los porteños.

El Vivero de Flora Autóctona funciona en la sede del Centro de Información y Formación Ambiental (CIFA). En él se producen árboles, arbustos y herbáceas.

Este proyecto promueve la siembra, cultivo, desmalezado, poda y cuidado de cada ejemplar hasta alcanzar el desarrollo óptimo para su posterior plantación.

Para mantener la producción se trabaja en conjunto con áreas protegidas y sitios naturales (reservas naturales y espacios verdes). En esta actividad participa personal técnico, becarios y vecinos.

Cuando las semillas alcanzan el tamaño adecuado son incorporados en el espacio verde elegido.

De este modo, propiciamos la recuperación de la naturaleza propia de las ecorregiones del espinal, el pastizal pampeano y el delta e islas del Paraná.

Para llevar adelante este proyecto contamos con:

  • 1 sombráculo.
  • 2 Invernaderos productivos de árboles y plantas nativas. Se estima que contaremos con una producción anual de 12.000 ejemplares de plantas nativas y de 8.000 árboles autóctonos.

Este proyecto tiene como objetivos

  • Colaborar en la elaboración e implementación de pautas que permitan un manejo adecuado de los ecosistemas consistente en la preservación de la fauna y flora, controlando las especies exóticas invasoras y reintroduciendo especies autóctonas.
  • Favorecer la rehabilitación de la biodiversidad mediante la utilización de flora y fauna autóctona regional, desarrollando experiencias de reintroducción así como también de translocación de especies exóticas.
  • Propiciar la recuperación de cuerpos de agua que se encuentran y/o atraviesan la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
  • Introducir técnicas naturales para mejorar la calidad de los ecosistemas.