Mitigación

Las ciudades tienen un rol fundamental en la respuesta global frente al cambio climático. Por eso, la Ciudad de Buenos Aires tiene un plan para reducir sus emisiones.

El término “mitigación” hace referencia a modificaciones en las actividades de todos los sectores de la economía, con el objetivo de lograr una disminución de los gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático. Las acciones de mitigación incluyen diversas estrategias que tienen como objetivo reducir las fuentes y emisiones de gases de efecto invernadero, así como también potenciar su absorción.

La Ciudad de Buenos Aires se propone disminuir su aporte a las emisiones de gases de efecto invernadero a través de una estrategia de largo plazo que comprende distintas medidas de mitigación. A partir del compromiso asumido en 2017 de convertir a Buenos Aires en una ciudad carbono neutral, resiliente e inclusiva para el año 2050, se desarrollaron distintos escenarios tendientes a establecer metas para lograr una reducción de las emisiones de todos los sectores y actividades que generan emisiones de GEI en la Ciudad. De esta forma, frente a la urgencia de la crisis climática y en línea con el Acuerdo de París, en el Plan de Acción Climática 2050 se aumentó la ambición de los compromisos considerando una reducción del 52,9% de las emisiones para el año 2030 y de un 84,4% para 2050 con respecto a las emisiones del año base 2015.

Gerencia Operativa de Cambio Climático, Agencia de Protección Ambiental

Imagen: Metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, PAC 2050. Fuente: Gerencia Operativa de Cambio Climático, APrA.

Para ello se implementará una gran cantidad de acciones de mitigación en tres sectores principales: energía, transporte y residuos. Las emisiones restantes que no puedan ser reducidas al año 2050 (emisiones residuales), serán en parte compensadas a través de proyectos de mitigación dentro y fuera de los límites geográficos de la Ciudad, como proyectos forestales o mediante la celebración de contratos de adquisición de energía limpia para edificios públicos. Sin embargo, la Ciudad de Buenos Aires, revisará periódicamente las estrategias y metas establecidas con el objetivo de disminuir las emisiones residuales y lograr la carbono neutralidad plena.