Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

En la Ciudad más del 40% de los residuos son restos de alimentos

Reducir este tipo de desperdicios disminuye el impacto ambiental

En la Ciudad de Buenos Aires, el 41% de los residuos sólidos urbanos que se envían a relleno sanitario son restos de alimentos. Este desperdicio tiene un gran impacto en términos ambientales que comprende el agua y la tierra utilizadas en su producción y una importante emisión de gases de efecto invernadero. La huella hídrica, esto es, el agua potable utilizada para producir alimentos que nadie come, es de aproximadamente 250 kilómetros cúbicos

La superficie de tierra utilizada formaría el segundo país más grande del mundo. Los alimentos no consumidos hacen inútiles casi 1,4 millones de hectáreas de tierra cultivable, cerca del 30% de la superficie agrícola del mundo.

Si la pérdida y el desperdicio mundial de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero. En total, por esta causa se emiten en el mundo unas 3,3 gigatoneladas de dióxido de carbono, sólo superada por lo que emiten China y Estados Unidos.

En Buenos Aires, los desechos alimenticios representan el 41% de los residuos sólidos que se entierran en relleno sanitario, donde al no contar con luz y aire producen metano, un gas de efecto invernadero especialmente perjudicial.

¿CÓMO EVITAR TIRAR COMIDA?

Planificá las compras. Evitá la improvisación. Hacé una lista a conciencia teniendo en cuenta lo que tenes y lo que realmente necesitás, sin dejarte cautivar por y el marketing y la publicidad.

No cocines de más. Al conocer los hábitos alimentarios de tu familia, podes hacer un esfuerzo por cocinar solamente lo necesario.

No exageres. La fecha de caducidad de los productos es más bien una de consumo preferente. Si ves que un producto está próximo a vencer, planificá una receta para utilizarlos.

Recordá poner los productos recién comprados en la parte de atrás de la heladera o alacena, así se consumen antes los que llevan ahí mayor tiempo.

¡Que te lo envuelvan para llevar! Si vas a comer afuera y te sobra comida, pedile al mozo que te la envuelva para llevar.

Separá: Además de ayudar a reducir la cantidad de residuos que se entierran, separando los residuos entre orgánicos e inorgánicos vas a poder dimensionar cuánta comida estás tirando y será más fácil cambiar tu conducta y la de tu familia.

Compostá: Si no queda otra opción que tirar la comida, aún podes hacer algo. A nivel individual, el compostaje doméstico -que sirve luego como abono para la tierra- puede desviar potencialmente hasta 150 kg de residuos de alimentos por hogar al año.

Algunos números

Cada año en todo el mundo se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos, es decir, entre un cuarto y un tercio de todo lo que se produce.

En Latinoamérica se pierde el 15% de los alimentos que se producen anualmente. El 28% ocurre a nivel del consumidor.

En Argentina, las pérdidas en frutas y hortalizas superan el 50%, en cereales y pescado el 30% en cada uno, y en carnes y leche se pierde el 20% de cada rubro

En la ciudad de Buenos Aires se tiran entre 200 y 250 toneladas de alimentos por día que podrían ser reutilizados en 550.000 raciones de comida.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)/ Facultad de Ingeniería UBA