Riesgos del consumo excesivo de alcohol

El consumo episódico excesivo de alcohol aumenta el riesgo de daño a largo plazo estructural y funcional del cerebro. Argentina es el primer país consumidor de alcohol en América Latina.

Es reconocido en el mundo el grave impacto producido por el consumo problemático de alcohol, particularmente en los adolescentes y jóvenes dada la alta vulnerabilidad en su neurodesarrollo.

Sumamos una mirada desde los profesionales de la salud advirtiendo que el alcohol es un producto básico que puede resultar adictivo y perjudicial para la salud, y no debe considerarse como un artículo de consumo ordinario o de necesidad.

El principal motivo de consultas en la urgencia en los hospitales y servicios privados de salud, por complicaciones médicas vinculados a las sustancias es el alcohol.

El porcentaje global de consumo de alcohol ha aumentado en los últimos años, convirtiéndonos en el primer país consumidor de alcohol en América Latina con 9 litros de alcohol puro por habitante por año.

Riesgos del consumo de alcohol excesivo

Hay evidencias que el consumo episódico excesivo de alcohol (CEEA) aumenta el riesgo de daño a largo plazo estructural y funcional del cerebro.

Además, en forma indirecta este tipo de consumo aumenta los siniestros viales, la violencia en la vía pública, el sexo sin protección con el resultado de embarazos no planificados y enfermedades de trasmisión sexual (VIH, sífilis y hepatitis).

Los jóvenes con este tipo de consumo tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollar una dependencia a comparación de alguien que espera hasta la edad adulta para iniciar el consumo.

El consumo episódico excesivo de alcohol aumenta el riesgo de daño a largo plazo estructural y funcional del cerebro.

El riesgo de desarrollar uno de 23 problemas de salud relacionados con el alcohol es del 0,5% mayor entre quienes consumen una bebida estándar por día. En otras palabras, 918 personas en 100.000, que tomen una bebida al día, desarrollarían un problema de salud relacionado con el alcohol. El riesgo aumenta a 7% en personas que ingieren dos bebidas estándar al día y 37% en quienes suben esa frecuencia a cinco.

Respecto a costos económicos y consecuencias, el alcohol es el principal factor de riesgo de muerte y discapacidad para las personas de 15-49 años de edad, la franja etaria más productiva económicamente.

Las consecuencias socioeconómicas del consumo ocasiona costos al estado para prevenir la violencia relacionada con el alcohol, la asistencia sanitaria de quienes sufren los trastornos agudos y crónicos y las pérdidas económicas de las empresas para recuperar la productividad perdida.

El consumo de alcohol en Argentina

La situación en Argentina aparece como particularmente preocupante en la región. En los últimos siete años aumentó el 50% el consumo de alcohol entre los 12 a 17 años.

Se calcula que en nuestro país las muertes anuales atribuibles al alcohol suman 4.700 en mujeres y 7.700 en hombres.

Argentina es el primer país consumidor de alcohol en América Latina con 9 litros de alcohol puro por habitante por año.

Según SEDRONAR en el 2017 el 77% de la población al llegar a los 18 años ya había consumido alguna bebida con alcohol. Y el 47% de los jóvenes que consumió alcohol en el último mes, lo hizo en forma excesiva.

Argentina presenta el mayor índice de prevalencia de consumo de alcohol de Sudamérica, con una tasa de bebedores que alcanza el 94% en hombres y el 90% en mujeres.

En el mundo se ha identificado como un problema para la salud pública, una nueva modalidad de consumo de alcohol entre los jóvenes, de tipo episódica y excesiva, que va de cuatro a cinco tragos en la mujer y el hombre en el término de 2hs.

Desde el Ministerio de Salud de la Ciudad buscamos concientizar a la población sobre el consumo excesivo de esta sustancia y sensibilizar respecto al necesario retraso en la edad de inicio del consumo en los jóvenes.

Si necesitás ayuda para dejar de tomar podés acercarte a uno de los Centros de atención en adicciones disponibles en la Ciudad de Buenos Aires.