Buenos Aires 100% libre de humo de tabaco

La Ciudad de Buenos Aires es una ciudad 100% libre de humo de tabaco. Cuidamos a todos los que circulan por la ciudad de los efectos negativos que tiene respirar el humo de tabaco.

Un poco de historia

La Ley N° 1799 de Control del Tabaco fue sancionada en 2005. Esta ley de la Ciudad de Buenos Aires entró en vigencia en octubre de 2006.

Contempla los siguientes puntos clave:

  • Espacios públicos 100% libres de humo, con excepciones en cárceles e institutos psiquiátricos.
  • Espacios de fumadores en los locales gastronómicos con más de 100 metros cuadrados de superficie (los espacios para fumar no pueden superar el 30% de la superficie del local).
  • Acceso de la población al tratamiento gratuito para dejar de fumar.
  • Prohibición de anuncios publicitarios de productos elaborados con tabaco, ya sea para su venta, promoción, entrega u oferta en forma gratuita.
  • Campaña de concientización en la población.
  • Campañas educativas.


Esta norma sirvió para concientizar a la población y produjo un efecto dominó sobre otras provincias, que comenzaron a trabajar en el tema. Además, tuvo una amplia aceptación social y se incrementó el apoyo de los jóvenes a los ambientes libres de humo. En el año 2006, luego de la entrada en vigencia de la ley, se repitió el estudio de medición de nicotina en el ambiente para comparar la situación en algunos espacios, y se encontraron disminuciones significativas en la concentración de este contaminante.

En diciembre de 2010 se aprobó la Ley Nº 3718, que establece que no se permite fumar en ningún espacio cerrado con acceso público, incluyendo bares, restaurantes, salas de fiestas, locales bailables, shoppings, cajeros automáticos, cabinas telefónicas, terminales de ómnibus, colectivos, estaciones de subte, clubes deportivos y gimnasios.

Desde el 5 de enero de 2012 Buenos Aires es oficialmente una ciudad 100% libre de humo de tabaco.

De esta manera, se protege a todos los ciudadanos y a quienes circulan por la ciudad de los efectos negativos que tiene respirar las miles de sustancias tóxicas contenidas en el humo de tabaco.

Los únicos lugares autorizados para fumar en espacios con acceso público son los patios, terrazas, balcones y demás sitios al aire libre, así como áreas específicas para degustación en clubes de fumadores y tabaquerías sin atención de empleados. También está permitido fumar a las personas internadas en centros de salud mental y de detención, en áreas específicas.

¿Por qué dejar de fumar?

La evidencia científica viene demostrando desde hace más de 20 años que la exposición al humo de tabaco puede causar efectos inmediatos, como irritación ocular, en la nariz y la garganta, o dolor de cabeza.

Con el tiempo, puede generar enfermedades respiratorias (bronquitis, neumonía, por ej.), distintos tipos de cáncer (principalmente de pulmón), y enfermedades cardiovasculares (infarto, angina de pecho).

Se trata entonces de un importante avance de la Ciudad para proteger la salud de todos, porque sólo con ambientes 100% libres de humo de tabaco se evita respirar las miles de sustancias tóxicas que emana el cigarrillo:

  • Arsénico
  • Cianuro
  • Plomo
  • Acetona

Entre otras, que permanecen en el ambiente por 14 días aunque se ventile.

Dejar de fumar genera beneficios importantes para nuestra salud y la de los que nos rodean. No importa la cantidad de cigarrillos fumados diariamente, ni la edad, siempre es un buen momento para dejar de fumar.

¡Quiero dejar de fumar!