Cuidados en el consumo de alcohol

Los efectos del consumo en exceso producen vómitos, imposibilidad de caminar, incontinencia y pueden llevar al coma alcohólico.

Prevención y cuidados en el consumo de alcohol

El alcohol produce dependencia física y psíquica. El consumo habitual en el tiempo puede provocar daños en hígado, páncreas, estómago, corazón y cerebro.

Cuando una persona “aguanta” un gran consumo de alcohol no significa que lo controla, sino que su organismo se ha acostumbrado a él. Si un organismo se acostumbra al alcohol, la ausencia del mismo produce Síndrome de Abstinencia (sus síntomas van desde temblores, ansiedad, sudoración, náuseas, hasta pérdida de conciencia y alucinaciones, entre otros).

Los efectos del consumo en exceso producen vómitos, imposibilidad de caminar, incontinencia y pueden llevar al coma alcohólico.

Cómo reducir los efectos nocivos

  • Comé algo antes o mientras tomás alcohol.
  • Intentá tomar en compañía de otra persona.
  • Elegí bebidas de baja graduación alcohólica y bebé con moderación.
  • Procurá tomar una única clase de bebida en cada ocasión.

Situaciones en las que se debe evitar el consumo de alcohol

  • Si tenés relaciones sexuales, considerá que el alcohol puede ayudar al deseo pero quita rendimiento sexual. Usá preservativo, cuidate de las enfermedades de transmisión sexual, del VIH-sida y la hepatitis.
  • Si manejás, aumenta el riesgo de accidentes. El alcohol perturba el sentido del equilibrio y el cálculo de las distancias, disminuye el campo visual, y aumenta la fatiga y el sueño.
  • Si estás embarazada. Las lesiones que puede sufrir el bebé son muy graves.
  • Si tomás medicamentos, tenés asma, diabetes, hepatitis, cardiopatías u otras enfermedades.

Sí considerás que un amigo o familiar no puede manejar su relación con el alcohol, aconsejale que vea a un profesional. Puede llamar a: Servicio de Ayuda en Drogas y Alcohol (SADA) 4861-5586. Horario: lunes a viernes de 8 a 20 horas

Información importante sobre el alcohol:

  • Es una sustancia psicoactiva y un depresor del sistema nervioso central.
  • Los efectos y riesgos dependen de qué, cuándo y con qué frecuencia se toma, las mezclas de bebidas realizadas y las características particulares de la persona que lo consume.
  • El ritmo de eliminación del alcohol es de 7-8 gramos por hora.
  • Tomar café, mojarse, ducharse con agua fría, hacer gimnasia o transpirar no sirven para reducir la cantidad de alcohol en la sangre.
  • Es importante saber que no se debe mezclar sustancias depresivas (alcohol y barbitúrico) o estimulantes (cocaína y éxtasis), ya que multiplican y potencian los efectos nocivos.

Cómo ayudar a un amigo que bebió en exceso

  • No lo dejes sólo.
  • Evitá que pierda la conciencia y se duerma, obligalo a caminar, hablale.
  • Dale tragos breves de agua natural, nunca café o alcohol.
  • Si se acuesta ponelo de costado para que, si vomita, no se ahogue.
  • Si tiene un ataque o espasmo, tratá de que no se lastime, que no se caiga, ni se muerda la lengua.
  • Si no podés evitar que se duerma, cuidalo hasta que se despierte.
  • Controlá que no se enfrie; abrigalo para evitar que sufra una hipotermia.
  • Si no respira, hacele respiración boca a boca.