Requisitos y lugares de donación

Podés manifestar tu voluntad de ser donante y sacarte todas las dudas llamando al 0800-333-6627 (DONAR).

La donación y el trasplante de órganos y tejidos, se rige en todo el país, por la Ley 24.193, que a partir del año 2006 incorporó las modificaciones introducidas por la Ley 26.066, donde se crea el Registro Nacional de Expresiones de Voluntad para la Donación, allí se registra tanto la expresión de voluntad afirmativa como de oposición a la donación.

La manifestación de voluntad de donar los órganos para después de la muerte es un acto por medio del cual podemos salvar o mejorar la calidad de vida a más de 7 personas. Es una decisión que debe ser tomada en forma absolutamente libre y para la cual se deberá contar con la información suficiente.

El trámite para la manifestación de voluntad sobre la donación de órganos y tejidos es personal y siempre revocable.

Todas las personas mayores de 18 años y capaces legalmente, pueden manifestar su voluntad afirmativa o negativa de donar. En el caso de menores de 18, serán únicamente sus padres o representantes legales quienes autoricen o no la donación de órganos y tejidos. De no existir dicha manifestación expresa, la Ley vigente presume que la persona es donante.

¿Dónde se realiza?

El trámite de expresión de voluntad puede realizarse en:

  • En el INCUCAI u organismos jurisdiccionales: en la Ciudad el Instituto de Trasplante, firmando un acta de expresión.
  • En las oficinas del Registro Civil, asentándolo en el DNI.
  • En la sección documentación de la Policía Federal, firmando un acta de expresión.
  • Por medio de carta documento o telegrama expedido de manera gratuita a través del Correo Argentino (sólo para quienes desean manifestar su oposición).
  • En los Centros de Gestión y Participación Comunal: 2, 10, 13 , 15 y en la Dirección de Tránsito
  • En los Hospitales: Garrahan, Durand, Ramos Mejía, Santojanni, Elizalde y Argerich

Durante un proceso de donación - trasplante, se verifica en el registro informático –SINTRA-, si la persona fallecida dejó expresada en vida su voluntad de ser donante. Si no existe dicha manifestación expresa, la ley considera que es donante y se requerirá a la familia que testimonie sobre la última voluntad del fallecido.