Alcohol cero en el embarazo

¿Estás planeando tener un bebé o estás embarazada? Es importante no consumir bebidas alcohólicas para llevar adelante un embarazo saludable. En el embarazo, alcohol 0%.

El alcohol produce efectos muy negativos:

  • Pérdida del embarazo.
  • Trastornos y malformaciones físicas.
  • Bajo peso al nacer.
  • Problemas en el habla y al caminar.
  • Inconvenientes para prestar atención.
  • Dificultades en el aprendizaje.

El feto es particularmente vulnerable al consumo materno de alcohol, debido a la eliminación ineficiente y a la exposición prolongada. El alcohol alcanza niveles fetales en igual o mayor proporción que la sangre materna y permanece en el feto durante un periodo más prolongado que en la madre.

Los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) son 100% prevenibles si la mujer no bebe alcohol durante el embarazo.

Los TEAF son la causa reconocible más común de retraso mental y se presenta con más frecuencia que otras alteraciones genéticas del nacimiento (como el síndrome de Down o la espina bífida).

No hay dosis mínima

La ingesta de 100cc de vino, 300 cc de cerveza, 25 cc de whisky, etc. pueden provocar retardo del crecimiento y defectos relacionados con el alcohol.

No existe dosis mínima para los efectos nocivos del alcohol en el feto, por lo que se recomienda la abstinencia total durante el embarazo.

En algunos casos una dosis única fue suficiente para provocar en el feto defectos faciales.

Síndrome Alcohólico Fetal (SAF)

El SAF representa los efectos debido a la exposición prenatal al alcohol. Estos pueden ser los siguientes de menor a mayor escala:

  • Presencia de tres anomalías faciales (falta de surco naso labial, labio superior fino y apariencia de ojos separados).
  • Retardo del crecimiento prenatal, posnatal o ambos (bajo peso al nacer, pequeños para la edad gestacional, baja talla).
  • Alteraciones sistema nervioso central:
    Morfológicas: microcefalia (cerebro pequeño), holoprosencefalia, hidrocefalia, defectos del cuerpo calloso.
    Funcionales: alteraciones en el funcionamiento ejecutivo, memoria, atención, percepción viso-espacial; la velocidad de procesamiento; retraso en el lenguaje y el desarrollo motor; hiperactividad.
  • Muerte fetal.

En los casos más leves de SAF es posible encontrar efectos aislados del alcohol prenatal, puede haber sólo características faciales o sólo problemas conductuales; pero en los casos más graves, puede incluso llevar a la muerte fetal.
En muchos casos los niños no presentan ninguna característica física del SAF, pero sí están afectados principalmente por trastornos conductuales y cognitivos. Incluso, en niños que han estado expuestos a alcohol prenatal, con CI normal, hay evidencia de que no despliegan del todo su potencial.

No existe ningún período del embarazo en el que se pueda ingerir alcohol sin que exista riesgo alguno para el feto.

La severidad del SAF depende de una multiplicidad de factores como:

  • El período de gestación en el que se produce el insulto etílico.
  • El patrón de consumo de la madre.
  • El efecto del alcohol será distinto en los diferentes meses del periodo gestacional, pero no existe ningún período del embarazo en el que se pueda ingerir alcohol sin que exista riesgo alguno para el feto.
  • Durante el primer trimestre hay incrementara el riesgo para los defectos físicos y dismorfismos faciales.
  • Durante el segundo y tercer trimestre el riesgo será fundamentalmente para problemas funcionales, sensoriales, de crecimiento y de retraso mental.

Es importante tener en cuenta que durante las primeras semanas del embarazo, la mayoría de las mujeres no saben que están embarazadas, siendo este un periodo crítico.

Programa alcohol cero en el embarazo

Se realizó como Etapa 0 un relevamiento de los casos de Síndrome Fetal Alcohólico en el año 2015 en el ámbito público de Ciudad Autónoma de Buenos Aires y una encuesta en embarazadas sobre el consumo de alcohol. Para tal fin fue designado un integrante del equipo de salud, enfermera, obstétrica, médico o trabajador social, con los que se realizaron reuniones de entrenamiento para la realización de la encuesta.

A partir de los resultados de esta encuesta se pone en marcha de esta manera la campaña de “Alcohol Cero en el Embarazo”, donde se entregará material informativo a embarazadas en hospitales, CESACs y Centros Comunitarios.