Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Régimen Patrimonial del Matrimonio

Antes de contraer matrimonio, es importante saber que a partir de la sanción del nuevo Código Civil y Comercial la Nación en agosto de 2015, se ampliaron los derechos y se debe optar, por el régimen patrimonial de comunidad (más conocido como de “ganancialidad”) o por el de separación de bienes. También, previo a contraer matrimonio, se puede realizar Convenciones Matrimoniales, ante escribano público, que entrará en vigencia una vez casados.

En el régimen de comunidad, que es el mismo que se aplicaba anteriormente, todos los bienes que adquieren los esposos durante el matrimonio se dividen en partes iguales al momento de la división de bienes –ya sea por divorcio o sucesión–, excepto aquellos recibidos por herencia, legado o donación.

En el régimen de separación de bienes, que es la novedad que incluye el nuevo Código, cada uno de los esposos, puede disponer y administrar libremente de sus propios bienes, aún aquellos que hayan adquirido durante el matrimonio, (excepto la vivienda familiar y los gastos necesarios para solventar necesidades ordinarias del hogar o la educación de los hijos en común) según lo pactado en la Convención Matrimonial.

¿Cómo debe instrumentarse la Convención Matrimonial y qué debe contener?

Esta Convención deberá realizarse con anterioridad al matrimonio, por escritura pública, ser firmada por los dos futuros contrayentes y presentada al momento en que concurren al Registro Civil para presentar la documentación necesaria, unos días antes de la celebración del matrimonio. Si los contrayentes no especifican acerca del régimen de separación de bienes, automáticamente y en forma supletoria, se considerará que optaron por el de comunidad.

Tengan en cuenta que, la Convención Matrimonial deberá tener por objeto únicamente:

  • La designación y valor, de los bienes que cada uno de los futuros esposos lleva al matrimonio.
  • La enunciación de las deudas que cada uno traiga.
  • Las donaciones que se hagan entre Ustedes.
  • La opción elegida por Ustedes del régimen patrimonial (separación de bienes o comunidad).

Uniones Convivenciales / Uniones Civiles

También es importante que sepan que en la actualidad, el concepto de vida familiar no está reducido únicamente al Matrimonio, ya que el nuevo Código Civil incorporó el reconocimiento de derechos en aquellas relaciones afectivas, prolongadas en el tiempo y con vocación de permanencia (lo que antes era denominado “concubinato”) y que se denominaron Uniones Convivenciales. En este régimen, las relaciones económicas entre los integrantes se rigen por lo estipulado en un “Pacto de Convivencia”. A falta de pacto, cada integrante de la unión ejerce libremente la administración y disposición de los bienes de su titularidad, con las restricciones respecto de la vivienda familiar y de muebles indispensables que se encuentren en ella. Asimismo, y también a falta de pacto, los bienes adquiridos durante la convivencia se mantienen en el patrimonio del integrante al que ingresaron. No pierdan de vista, que cesada la convivencia, el conviviente que sufre un desequilibrio manifiesto que signifique un empeoramiento de su situación económica con causa adecuada en la convivencia y su ruptura, tiene derecho a una compensación.