Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Sabores sin Fronteras en la Feria Masticar

Las mujeres de Sabores Sin Fronteras de Villa 1-11-14 cocinaron en el escenario de la Feria Masticar junto a Narda Lepes y Germán Martitegui.

Jueves 12 de mayo de 2016

La Feria Masticar reunió a 140mil personas que durante cuatro días vivieron un encuentro culinario con la mejor gastronomía argentina. Algunos lo hicieron disfrutando ricos platos, y otros desde otro lugar: del lado de quienes comparten sus conocimientos y recetas. Ese fue el caso del grupo de mujeres de Sabores Sin Fronteras de Villa 1-11-14, quienes tuvieron la oportunidad de subir al escenario del predio y cocinar junto a Narda Lepes y Germán Martitegui.

Sabores Sin Fronteras es un proyecto de la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión enmarcado dentro del programa Mujer y Hábitat. ¿El objetivo? Que las mujeres de los barrios generen vínculos entre ellas con la cocina como herramienta. Cada semana se reúnen en una casa o comedor del barrio, e intercambian recetas provenientes de sus países y comunidades. Los encuentros terminan con un almuerzo donde todas degustan el plato que juntas prepararon siguiendo las indicaciones de quien lleva la receta de la semana.

"La comida originaria del país de uno es el origen de Sabores Sin Fronteras. Se trata de intercambiar la comida y a la vez recordar los orígenes, lo que aprendí a cocinar cuando era chica. Está bueno volcar tu experiencia o algo tuyo para que la otra persona lo aprenda. La comida se hace cultura a través del aprendizaje", Rocío Mazuelos, vecina de Villa 1-11-14.

La experiencia comunitaria de Sabores Sin Fronteras trascendió los barrios y fue así que llegó al predio de Dorrego donde se desarrolló la Feria Masticar. Ante la mirada atenta del público las mujeres prepararon un locro de zapallo de Perú y un api originario de Bolivia, relatando las recetas a través de los micrófonos mientras los espectadores las veían en pantalla gigante.

Sobre medios en la Ciudad