Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

La Reserva Ecológica cumplió 30 años

Se celebra con diferentes charlas y visitas guiadas hasta el domingo.

Viernes 3 de junio de 2016

Esta semana, todos los porteños tienen motivo para celebrar: la Reserva Ecológica, el espacio verde con mayor biodiversidad dentro de la Ciudad de Buenos Aires, cumple 30 años. En el marco de este nuevo aniversario, habrá muestras fotograficas y visitas guiadas por el lugar.

El 5 de junio de 1986, las autoridades de la Municipalidad de Buenos Aires proclamaron a estas 350 hectáreas de la Costanera Sur como Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica. De esta manera, la Reserva se convirtió en la primera Área Natural Protegida de la Ciudad de Buenos Aires. Hoy podemos disfrutar de su variedad de ambientes, donde alrededor de 575 especies de plantas, 307 especies de aves, 644 especies de artrópodos y 28 especies de reptiles encontraron su hogar.

Para celebrar los 30 años de la Reserva, se desea extender la invitación a las actividades de festejo hacia todos aquellos que disfrutan y cuidan su patrimonio.

Cronograma de actividades:

La historia de la Reserva

Entre 1918 y 1950, en la Costanera Sur, en el actual espacio de la Reserva, funcionó el Balneario Municipal, a donde iban los habitantes de Buenos Aires para disfrutar de un día junto al Río de la Plata. Pero cuando el deterioro de las aguas empeoró, los porteños fueron dejando atrás este paseo.

La situación empeoró con el tiempo: a partir de 1978, comenzaron a volcarse escombros en la zona de la costa rioplatense, con el objetivo de ganarle terreno al río para luego construir allí el Centro Administrativo de la Ciudad. Este proyecto fue abandonado en 1984, dejando una gran cantidad de escombros donde antes los bañistas disfrutaban las tardes.

Con el abandono del hombre, la naturaleza volvió a reclamar este espacio. La vegetación silvestre supo abrirse paso hasta llegar a cubrir el relleno; las inundaciones (frecuentes en el área) junto con el arribo de camalotales ayudaron a que la naturaleza conformase distintos ambientes. Éstos supieron ser aprovechados por distintas organizaciones ambientalistas que, a partir de 1985, desarrollaron allí distintas actividades con fines educativos. Fueron estas organizaciones las que propusieron a las autoridades la creación de la Reserva.

Sobre medios en la Ciudad