Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

La Línea B cumple 84 años

Recordamos la inauguración de su primer tramo y te contamos todas las obras y mejoras que estamos realizando

Viernes 17 de octubre de 2014

Un día como hoy, pero hace 84 años, se inauguraba el primer tramo de la Línea B que unía la estación Federico Lacroze con la estación Callao. Desde aquél entonces, esta línea empezó a cobrar protagonismo en la vida muchas personas que necesitan llegar a microcentro.

Un año más tarde, en diciembre de 1931, el servicio se extendió hasta una de sus cabeceras definitivas: la estación Leando N. Alem.

Casi ocho décadas después, en julio de 2013, inauguramos las estaciones Echeverría y Juan M. de Rosas, su otra cabecera, en el barrio de Villa Urquiza. Actualmente, la Línea B combina con las líneas C, D y H y transporta más de 380 mil pasajeros por día.

Para continuar mejorando el servicio y beneficiar a todos sus usuarios, compramos 86 coches con aire acondicionado que vamos a incorporar a partir del primer trimestre de 2015. Además, como te venimos contando estamos poniendo en valor las estaciones con distintas intervenciones artísticas que estamos realizando en el marco del Plan de Gestión Patrimonial y Cultural.

El gran proyecto de Lacroze Hermanos

En febrero de 1912, cuando aún se encontraba en construcción la Línea A, el Congreso Nacional impulsó la realización de una segunda línea subterránea a cargo de la empresa Lacroze Hermanos. La nueva línea uniría, por debajo de las calles Triunvirato y Corrientes, dos puntos estratégicos: el Ferrocarril General Urquiza y el Correo Central.

Por las consecuencias económicas de la Primera Guerra Mundial, las primeras excavaciones se retrasaron hasta 1928. En esa primera etapa las obras tuvieron el desafío de cruzar por debajo del cauce del Río Maldonado y, entre algunos hechos curiosos, los trabajos solían interrumpirse por el hallazgo de restos fósiles.

Sobreponiéndose a esos inconvenientes, los obreros e ingenieros se mostraron a la altura del desafío inaugurando el primer tramo que unía Chacarita con Corrientes y Callao, el 17 de octubre de 1930.

En los dos primeros días del servicio más de 380 mil pasajeros viajaron demostrando su entusiasmo. Aquella recepción superó todo cálculo previo y anticipó la masividad que el servicio de la Línea B tendría hasta estos días.

Sobre medios en la Ciudad