Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

La Flor de Barracas, reflejo de la revitalización del sur

En las calles del Distrito del Diseño porteño se respira nostalgia y aires de progreso. Todo sobre este ícono de la Comuna 4 a través de su oferta cultural y gastronómica.

Martes 16 de junio de 2015


En esa esquina mistonga con pasado lumpen, que se destaca desde 1906, emerge el Café Notable con mayor repertorio patrimonial y preservación de materiales originales: La Flor de Barracas.

Al tradicional cafetín de esquina se le suman dos espacios: el Patio Arolas (por Eduardo, el “Tigre”, un exquisito bandoneonista y vecino de La Flor); y el Salón Villoldo (por Ángel, considerado el padre del Tango y también barraquense).

La Flor de Barracas se suma así a los bares, restaurantes y cafetines que el barrio ofreció siempre y ya son míticos en su historia. Hoy forman parte de un recorrido casi turístico y obligatorio para los nuevos vecinos y los de toda la vida.

A continuación, una charla con Carlos Cantini, responsable de la remodelación y reapertura del bar notable, quien contó la historia del bar y su presente.

¿Por qué elegiste la Flor de Barracas?

Yo no elegí La Flor, aunque por supuesto la conocía. Unos amigos me ofrecieron hacerme cargo y cuando volví de visita nos elegimos juntos.

¿Cuál es el espíritu de La Flor?

Es un refugio urbano. Preserva las huellas del tiempo en su piso, paredes y mobiliario. Es un ambiente más de la casa de todo barraquense y porteño en general. Hoy está catalogado como Café Notable, pero desde 1906 que funciona como fonda y desde entonces, da de comer. Además del cafetín/bar, tiene un espacio semiabierto (Patio Arolas) y un salón (el Villoldo) para producciones artísticas o eventos.

¿Qué influencia tiene el Distrito de Diseño en tu trabajo? ¿Cuáles son los aspectos que destacarías?

En La Flor apostamos al diseño como lenguaje patrimonial que represente al barrio. La tipografía de nuestra imagen está tomada de las viejas marcas instaladas en la zona desde principio del siglo XX (Bagley, Alpargatas, Águila). Apoyamos la idea de convertir a Barracas en un área de vanguardia en el uso del diseño en todas sus manifestaciones. El impulso llevado adelante por el Distrito es muy positivo y traccionador.

Contanos sobre el SuperClásico Gourmetero que tuvo lugar en La Flor.

Fue un éxito. Puso en juego dos modos diferentes de entender la Cocina Argentina. Ninguna (ni la gourmet ni la antigourmet) se impuso sobre la otra. Las dos hablan de nosotros, nos representan y constituyen. El público en general valora las propuestas honestas y cuando el plato ofrecido fue hecho con calidad y sapiencia, poco importa si es una milanesa a caballo o ravioles de jabalí con mandarina. La Flor fue una digna sede de la Gran Final ante un numeroso público que llenó el salón. Al final, todos aprendimos algo de cada equipo conformado por las Comando Gourmand y los Antigourmet. Las tres jornadas (la 1° en Ástor-Manduque Porteño, Colegiales; la 2° en Mamma Silvia, Boedo; y la 3° en La Flor de Barracas) fueron filmadas por La Chispa Films, una productora incubada actualmente en el CMD.


La Flor de Barracas abre de lunes a jueves de 7 a 19; y los viernes y sábados hasta la cena. El menú del mediodía es de bodegón porteño. Las noches ofrecen una carta más elaborada. ¿La especialidad de la casa? Ñoquis rellenos (no hace falta esperar al 29).

Para agendar

19 de junio: Presentación libro “Todas las generalas servidas del mundo” Esteban Seimandi fue Finalista del Premio Clarín de Novela 2014. Lo presentará Fabián Martínez Siccardi, Ganador del Premio Clarín de Novela 2013. Actividad libre y gratuita

11 de julio a las 19 h: Ciclo de cine En el día del bandoneonista, se proyectará “Pichuco”.

Imagen de nota: Diario La Razón

Sobre medios en la Ciudad