Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Verano en invierno, hasta la tarde-noche

Las altas temperaturas disminuirán en las próximas horas, según confirmó Silvia Gómez, pronosticadora del Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Hasta el sábado se esperan marcas entre los 10 y los 18 grados. Explicaciones de un fenómeno inusual que hace 69 años no ocurría en esta época.

Martes 10 de septiembre de 2013

La temperatura, al menos por unas horas más, seguirá alta en la Ciudad y se pronostica para hoy una marca que rondaría los 31 grados, según confirmó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). A las 10 de la mañana, por ejemplo, los termómetros marcaban 25 grados, un número que obligó a imaginar una jornada tan sofocante como la de ayer, cuando en la tarde en la Capital se superó el récord de hace 69 años para septiembre, con 34,9 de máxima. Sin embargo, Silvia Gómez, la pronosticadora del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), adelantó a la Web de la Ciudad que, paulatinamente, el calor irá disminuyendo a partir de la noche porque se espera que el tiempo “se descomponga” y así “baje la temperatura.”

¿Por qué se produjo esta temperatura tan inusual para el mes de septiembre? Gómez dio una explicación científica: “La meteorología no es un ciencia exacta. El calor se produjo a raíz de la irrupción de temperaturas altas por un bloqueo de un sistema de alta presión que provoca vientos del noroeste durante varios días y bajos valores de humedad relativa. En Capital Federal hasta el inicio de la primavera, que es una etapa muy inestable, por ahora no se esperan fríos intensos”.

“El viento ya rotó al sudeste a partir de las 13 de hoy y en este momento (minutos antes de las 15) tenemos una temperatura de 27.2, con sensación térmica de 28 grados y humedad relativa de 55 por ciento”, anunció Gómez.

 archivo/GCBA.

Foto: archivo/GCBA.

Para mañana, en tanto, habrá un cielo nublado, con probables lluvias e incluso tormentas. El mejoramiento se irá dando de forma paulatina y ya la temperatura será completamente distinta: irá de mínimas entre 10 y 14 grados a máximas de grados a una máxima entre 13 y 18 grados. El viernes y sábado se esperan condiciones similares, con cielo nublado, probabilidad de precipitaciones, vientos moderados o regulares del sudeste y con ráfagas.

En el resto del país ayer también hubo temperaturas máximas muy altas. Por ejemplo: San Juan, con 40,8 grados; Córdoba, 40,6; Catamarca, 39; La Rioja, 39; Santa Fe, 38,3; y Santiago del Estero, 38,3, entre otras.

El martes a media tarde se produjo en la Ciudad de Buenos Aires una temperatura histórica de 35,3 grados para septiembre, según confirmó oficialmente el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Atrás había quedado la marca anterior del 29 de septiembre de 1944, que registró 34. Y más atrás todavía el pronóstico del día, ya de por sí agobiante, que anunciaba 32.

Carlos Nadale, meteorólogo de la Red Pluvial de Buenos Aires, le contó a la web de la Ciudad que una temperatura tan alta es “totalmente inusual para la época. En un septiembre normal hay que hablar de un promedio entre 19 y 20 grados. Por ejemplo, a fines de agosto de 2009 se dio una situación muy parecida, pero tampoco alcanzó el número de hoy”.

Fuente: Dinámica de una Ciudad, Dirección de Estadísticas y Censos del GCBA.

De acuerdo con la definición del Servicio Meteorológico Nacional, en la Ciudad de Buenos Aires se desarrolla una ola de calor cuando las temperaturas mínimas se elevan por encima de 20 º, las máximas lo hacen por encima de 29 º, la humedad relativa oscila entre 60 y 90% y esta situación persiste durante algunos días.

Fuente: Dinámica de una Ciudad, Dirección de Estadísticas y Censos del GCBA.

Entre las causas de las olas de calor estivales se encuentran el aumento de radiación solar por una recurrencia de días despejados y la entrada de aire cálido desde el norte.

Si bien las olas de calor en la Ciudad se desarrollan con frecuencia entre el 15 de diciembre y el 15 de febrero, también es posible su ocurrencia durante los meses de invierno. Entre el 24 y el 30 de agosto de 2009 se presentó una intensa ola de calor en el norte y centro de la Argentina, ocasión en la cual a las 15 horas del 30 de agosto en la Ciudad de Buenos Aires se registró una temperatura de 34,4 °, récord histórico para ese mes. Hasta entonces, según las mediciones desde 1906, el día más caluroso de agosto había sido el 24 de agosto de 1996 con 33,7 °.

Sobre medios en la Ciudad