Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

La Ciudad promueve una reforma para que las mujeres transiten más seguras en la calle

El proyecto propone modificaciones al Código Contravencional que crean nuevas figuras y agravan otras ya existentes, como el acoso sexual. Además facilita el trámite para hacer la denuncia.

Lunes 4 de junio de 2018

El Gobierno de la Ciudad envía a la Legislatura un proyecto de ley de reforma del Código Contravencional porteño con acento en el derecho de las mujeres de vivir una vida libre de violencia. Propone crear nuevas figuras para combatir el ciberacoso y las pegatinas de oferta sexual, entre otras, y duplica las penas de otras figuras ya existentes, como el acoso sexual, cuando las víctimas sean mujeres o niños.

Uno de los cambios importantes propuesto es el sistema de denuncias. Hoy son pocas las mujeres que hacen la denuncia porque tienen miedo a posibles represalias y también porque el trámite puede ser engorroso. Por eso se propone que sean anónimas, para mitigar muchos de estos obstáculos y facilitar su canalización y el acceso a la justicia.

En la Ciudad se registran tres denuncias de acoso sexual callejero por semana, según el Ministerio Público Fiscal

La Ciudad promueve una reforma para que las mujeres transiten más seguras en la calle

La violencia contra la mujer (VCM) puede manifestarse de diferentes maneras y en diferentes niveles: física, sexual o psciológica ya sea en el ámbito público o privado cuyo extremo, se materializa en la muerte de una mujer (femicidio).

Según datos del Observatorio Ni Una Menos de 2016 el 100% de las mujeres manifestó haber sufrido acoso callejero en algún momento de su vida. En tanto que el 89% de las mujeres del AMBA entrevistadas para un estudio de CAF declaró haber sufrido 2 o más situaciones de acoso en el transporte público en 2017

Puntos salientes

El proyecto incluye importantes reformas en materia de género:

  • Acoso sexual: ya sean insinuaciones físicas o verbales, pueden atentar contra la seguridad de las mujeres al crear un entorno degradante, ofensivo y humillante, y que para algunas mujeres puede provocar malestar y resultar hasta temerario. Esto restringe su capacidad de apropiarse de la vía pública como un espacio de circulación y esparcimiento.

  • Ciberacoso: Ultimamente se han multiplicado casos de difusión no consentida de imágenes íntimas, incluyendo material con contenido sexual explícito. Esas fotografías o videos se dan a conocer en general a través de redes sociales, servicios de mensajería instantánea y sitios web de pornografía. El ciberacoso y la violencia de género digital tiene como característica la permanencia, ya que las imágenes difundidas no pueden ser eliminadas por terceros y la viralización magnifica el daño que no es solamente moral o emocional sino que puede generar problemas laborales, con los hijos, familiares, entre otros.

La Ciudad promueve una reforma para que las mujeres transiten más seguras en la calle

  • Hostigamiento, maltrato o intimidación: El avance de las nuevas tecnologías ha traído aparejado nuevas formas de hostigamiento, la más conocida es la llamada digital, a partir del uso de Internet y la telefonía móvil. Estas formas de violencia conllevan acoso psicológico con el fin de atormentar, amenazar, humillar o molestar. Esta es una problemática que afecta especialmente a mujeres y niñas y se agrava por la masividad de los medios electrónicos de comunicación.

  • Pegatinas en la vía pública (se incorporá el artículo 83 bis): En la práctica se han visto intensificadas las pegatinas de carteles y/o afiches ilegales en la vía pública con la aludida afectación al espacio público, en primer lugar, así como a la limpieza y salubridad de la ciudad. La ocurrencia de estos hechos no sólo afectan el espacio público en su visual sino que también ensucian bienes públicos (carteles, luminarias, puestos de diario, fachadas de viviendas y comercios, rejas, etc.) con el consabido costo fiscal que implica para las arcas del estado las reiteradas tareas de limpieza que deben ser llevadas a cabo. Ademas, se encuentran en juego otros bienes jurídicos de singular importancia como en los casos donde se trata de publicidad de oferta sexual en vía pública.

  • Incorporación de la denuncia ánonima: La posibilidad de realizar denuncias anónimas permitirá potenciar la capacidad del estado en el despliegue de una política criminal orientada al género, coordinar acciones, desplegar programas, facilitar la canalización de las denuncias y el acceso a la justicia. Ademas, esto permitirá incrementar notoriamente las denuncias realizadas por mujeres, de manera que el temor a las represalias se vería notoriamente minimizado.

Por otro lado, se crea figura que prohíbe limpiar vidrios sin autorización, a la vez que agrava las penas cuando las contravenciones se realicen en perjuicio de mujeres, tanto en el caso de quienes ofrezcan el servicio de limpiar vidrios como de cuidar coches sin autorización, o cuando esos servicios sean ofrecidos por dos o más personas.

En ese sentido, para aquellos que hoy están realizando ambas actividades sin autorización, se les ofrecerá inscribirse para acceder a dos líneas de capacitación.

Muchas de las políticas que ya implementa el Gobierno de la Ciudad –como instalar cámaras en colectivos, el sistema de arribo predictivo del transporte público o la iluminación 100% LED- están orientadas a mejorar la seguridad, especialmente la de las mujeres en la calle.

Sobre medios en la Ciudad