Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El jardín “Rayito de Sol” fue seleccionado para la XVI Bienal de Arquitectura de Venecia

El Centro de Desarrollo Infantil ubicado en Villa Soldati es uno de los proyectos seleccionados para integrar el Pabellón Argentino, en el evento que se llevará a cabo desde 26 de mayo hasta 25 de noviembre de 2018 en la ciudad italiana.

Lunes 21 de mayo de 2018

Con 1930 m2 cubiertos, el centro se desarrolla en un solo nivel y se estructura a partir de tres patios que proveen iluminación y ventilación natural a las distintas salas (aulas, salón de usos múltiples, comedor), además de ordenar las diferentes funciones de estas áreas. A su vez, todos los espacios interiores se vinculan con el entorno gracias a sus amplios ventanales, que permiten al personal seguir las actividades de los niños en todas las instancias.

El proyecto surgió a partir de la necesidad de reubicar el centro previamente existente, que se emplazaba dentro del predio de la Villa Olímpica de la Juventud Buenos Aires 2018. Aprovechando esta demanda, se buscó satisfacer las necesidades de la comunidad –el centro recibe a niños de entre 45 días de vida y 3 años– con mejores prestaciones y servicios. “Se buscó que los espacios fueran desarrollados en función de las necesidades de los chicos, sus docentes y familias, y romper con el paradigma que suelen tener algunos de estos: no son ellos quienes deban adaptarse a la arquitectura”, explicó Álvaro García Resta, subsecretario de Proyectos, área responsable de diseñar el centro.

"Es un orgullo para el equipo del Ministerio haber sido seleccionado por Rayito de Sol. La obra posibilita a más de 120 familias brindar a sus chicos un marco de seguridad, contención y con los mejores servicios los 365 días del año", afirmó Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, a cargo del proyecto. El predio en el que se ubica el edificio, próximo al Hospital Cecilia Grierson, el Barrio Olímpico, el Parque Olímpico y lo que será el nuevo Parque de la Ciudad, constituye un polo formativo-educativo, y también de contención para los vecinos.

Respecto de la constructividad, en Rayito de Sol se utilizó una estructura de losetas de hormigón industriales con un sistema de vigas y columnas de perfilería metálica normalizada. “Se eligió este sistema debido a su rápido montaje y a la posibilidad de construir espacios neutros y flexibles, con un significativo ahorro económico de ejecución y suposterior mantenimiento”, aclaró el arquitecto Martín Torrado, a cargo del proyecto. Para los cerramientos se utilizaron carpinterías de aluminio con vidrio de piso a techo en el interior, permitiendo una relación directa y fluida con los patios interiores, y chapa metálica plegada en el exterior, confiriendo privacidad a los distintos espacios en su relación con el entorno público inmediato.

Esta obra se suma a las 46 seleccionadas para exponerse en la Bienal, representando proyectos tanto del sector público como privado. La curaduría estuvo a cargo de un equipo de profesionales denominados Vértigo Horizontal, comandados por los arquitectos Francisco Garrido, Pablo Anzilutti, Javier Mendiondo y Federico Cairoli.

En cuanto a los criterios de selección, los arquitectos señalaron que la obra “no pretende trazar un panorama definitivo de la arquitectura en Argentina; más bien, representa un experimento sobre la mirada que expone, desde lo territorial y lo generacional, los matices del paisaje, la arquitectura y una visión de la sociedad. Desde lo temporal, la selección enfoca en la arquitectura producida desde el regreso de la democracia (en 1983) hasta nuestros días, período intenso y aún no completamente valorado. Desde lo prográmatico, documenta obras y proyectos de carácter público: parques, equipamientos sociales, intervenciones territoriales o activaciones participativas”.

Este año, la edición de la Bienal cuenta con la curaduría de Yvonne Farrell y Shelley McNamara, de Grafton Architects, y se basa en el manifiesto Freespace, que propone “una generosidad de espíritu y un sentido de humanidad en el centro de la agenda de la arquitectura”. El concepto freespace “se centra en la capacidad de la arquitectura para proporcionar obsequios espaciales gratuitos y adicionales a quienes lo utilizan, y en su capacidad para abordar los deseos no expresados de extraños”.

Sobre medios en la Ciudad