Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El avaro, de Molière, se presenta en el Teatro Regio

La obra adaptada y dirigida por Corina Fiorillo se ofrece de jueves a domingos. Antonio Grimau encabeza el elenco.

Lunes 18 de septiembre de 2017



El Complejo Teatral de Buenos Aires continpua ofreciendo la obra El avaro de Molière, adaptada y dirigida por Corina Fiorillo. Se presenta de jueves a sábados a las 20.30 y los domingos a las 20 en el Teatro Regio (Avenida Córdoba 6056).

Las funciones son de jueves a domingos.

El elenco está integrado por Antonio Grimau, Nelson Rueda, Iride Mockert, Silvina Bosco, Marcelo Mazzarello, Julián Pucheta, Edgardo Moreira, Maia Francia, Nacho Vavassori, Lisandro Fiks, Hernán Lewkowicz, Martín Portela y Mercedes Torre.

Fotos de Carlos Furman/Complejo Teatral de Buenos Aires.

Las entradas pueden adquirirse online o en la boletería del Teatro.

  • Platea: $170.
  • Pullman. $120.
  • Jueves (día popular): $85.
  • Duración (aproximada): 120 minutos

Fotos de Carlos Furman/Complejo Teatral de Buenos Aires.


El avaro

Estrenada en 1668 en el Teatro Palais-Royal, El avaro es una de las últimas comedias de Molière, concebida en plena madurez de un genio que rompe con todas las tradiciones establecidas, domina con maestría las formas de la comicidad y ofrece la esencia del teatro como una fiesta, tal como él lo concebía.

El jueves es el día popular, con entradas a $85.

En El avaro, la comedia y lo siniestro se equilibran de manera magistral. Harpagón, el personaje más solitario de toda la obra de Molière, demuestra una terrible pero divertida deformación del espíritu: su capacidad de amor la ha derivado hacia el dinero, busca tener para ser alguien, acumular para no sentirse solo, poseer para sentirse feliz. Pero la avaricia no es el motor que impulsa su vida, sino su síntoma, su compensación, su único consuelo.

Un personaje duro con aquello que afecte a sus intereses, pero con una extrema necesidad de ser aceptado, lo que lo lleva a una debilidad por el halago que, en la mayoría de las ocasiones, termina en el ridículo más absoluto.

Fotos de Carlos Furman/Complejo Teatral de Buenos Aires.

Sobre medios en la Ciudad