Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

BA Resiliente: alumnos de 4° grado participaron de un simulacro de gestión de riesgos

Docentes y alumnos de la Escuela Primaria Común N°21 del barrio de Saavedra participaron de una jornada sobre gestión de riesgo, donde los chicos lideraron su propio simulacro de evacuación.

Lunes 11 de junio de 2018

Las consecuencias del cambio climático se traducen en nuevos desafíos para las ciudades, que deben prepararse para identificar y hacer frente a estas amenazas de la manera adecuada. En este sentido, una ciudad preparada debe promover una gestión integral del riesgo, con especial énfasis en las tareas de sensibilización y comunicación a todos los vecinos. Este es un paso esencial para construir ciudades resilientes, capaces de adaptarse y de saber sobreponerse a situaciones disruptivas.

Por eso, como parte del Programa Buenos Aires Resiliente de la Secretaría General y Relaciones Internacionales del Gobierno de la Ciudad, junto con la Unidad de Proyectos Especiales de Educación para la Sustentabilidad del Ministerio de Educación, Defensa Civil y la Agencia de Protección Ambiental, realizamos un taller sobre gestión de riesgos y un simulacro de evacuación con los docentes y alumnos de 4º grado de la Escuela Primaria Común N°21 “Cnel. Cornelio Saaverda”, del barrio de Saavedra.

“Crear una consciencia del riesgo y alcanzar una comunicación más eficaz frente a desastres es uno de los principales ejes a los que apunta la estrategia de resiliencia de la Ciudad”, señaló David Groisman, Director General de Gestión Estratégica.

Así, más 30 alumnos y alumnas de 4º grado del primario participaron en una actividad lúdica donde se introdujeron conceptos de gestión de riesgo a través de dinámicas de participación y de un simulacro encabezado y guiado por los propios alumnos. Cada uno de los chicos adoptó un rol de liderazgo distinto para saber cómo actuar y cómo reaccionar frente a una emergencia en su escuela. Por su parte, 15 docentes de la escuela fueron capacitados en los protocolos de actuación frente a situaciones de anegamiento de la escuela, repasando los roles de la comunidad docente y las formas de proceder. Al final de la jornada, los docentes recibieron materiales para continuar el trabajo en clase de manera didáctica y participativa; y los chicos se llevaron a sus casas información con consejos prácticos sobre cómo autoprotección hogareña.

Esta propuesta lúdica constituye una medida no estructural de comunicación y sensibilización sobre el riesgo de inundaciones que acompaña y complementa los grandes programas de infraestructura de la Ciudad -como el Plan Hidráulico- el plan más ambicioso en la materia en los últimos diez años.

Crear una consciencia de riesgo y alcanzar una comunicación más eficaz frente a desastres es una de los ejes principales a los que apunta la estrategia de resiliencia de Buenos Aires, una estrategia de desarrollo que responde a los desafíos que supone la globalización, la urbanización acelerada y el cambio climático. Construir resiliencia supone estar preparados y para ello es crucial entender los desafíos a los que estamos expuestos como ciudad y poder anticiparlos. Trabajar con los más chicos como agentes de cambio y replicadores en la comunicación de riesgo es uno de los pilares centrales para la construcción de ciudades resilientes, preparadas y seguras.

Junto a la Red 100 Ciudades Resilientes y la Campaña Mundial “Desarrollando ciudades resilientes -¡Mi ciudad se está preparando!”, coordinada por Naciones Unidas, la Ciudad trabaja para construir resiliencia en diversas áreas como la educación del futuro, la integración social y urbana y la movilidad, la gestión de riesgos y la seguridad, y el cambio climático entre otros aspectos.

Sobre medios en la Ciudad