Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El museo

El Museo reabrió sus puertas nuevamente el día 16 de Junio con una nueva propuesta totalmente renovado. ¡Visitanos!

Podés visitar el museo lunes, miércoles, jueves y viernes de 11 a 18 hs. Sábados, domingos y feriados de 10 a 19 hs.

Entrada general $10. Miércoles gratis

El museo se propone acercar a la figura de Carlos Gardel como artista y ser humano. El recorrido de la casa, donde transcurrió parte de su historia, presenta momentos de su carrera artística. Los múltiples testimonios de quienes lo conocieron hablan de su generosidad, de su entrega y dedicación al estudio y al trabajo, de su pasión y vocación por el canto.

El plano más antiguo de la edificación de Jean Jaurés 735 que posee el Museo es de 1904. Bermejo 735, actual Jean Jaurés, era una vivienda familiar de una planta. Al gran patio daban cinco habitaciones principales, tres de las cuales se comunicaban entre sí. La pequeña cocina estaba ubicada cerca del ingreso y al lado de ésta había una habitación, probablemente de servicio. Al fondo se ubicaba la sala de baño. En 1915, ya a se observan dos ventanas al frente son dos habitaciones. Ahora una serie de nueve habitaciones con salida al patio central, responden a la función de lupanar, utilidad del edificio en ese momento. Al final del patio se conserva la sala de baño, se agrega una planta superior, cuya escalera comunica a pequeños cuartos con dependencias y una terraza. En 1921, el plano refiere nuevamente a una vivienda familiar, probablemente fuera como la adquiriera Carlos Gardel para su madre en 1927.

El propietario anterior a Gardel, Ramón Gorina, había agregado una serie de innovaciones que hacían a la vivienda más confortable. La fachada, sencilla pero discretamente ornamentada, se destaca los diseños en hierro forjado para la protección de las ventanas. Al ingreso, un estrecho zaguán desemboca en un hall de recepción y distribución. Este espacio se abría a la sala principal, a un ambiente menor por el que se accedía el salón comedor. En el hall, la gran puerta vidriada daba paso a un patio cubierto con una claraboya deslizable, especie de jardín de invierno de la casa, muy apropiado para ensayos y reuniones familiares. Desde el patio cubierto se accedía a un patio abierto, con solado de mosaicos calcáreos de grandes dibujos, al fondo del cual estaba la cocina, una despensa y un pequeño baño. La escalera llevaba a un pequeño cuarto en el descanso de la misma y luego a un baño de servicio y a tres pequeñas habitaciones y al lavadero, ya en la terraza de la casa.

Carlos Gardel adquirió la propiedad de Jean Jaurés 735 el 9 de junio de 1926, para su madre Berta Gardès. La casa era el centro de reuniones durante su estadía en Buenos Aires. Entrevistas periodísticas, ensayos, planificación de giras, y diversos proyectos artísticos, se idearon en esas salas. Berta Gardès, compartía esa vivienda con su amiga entrañable Anaïs Beaux y su esposo Fortunato Muñiz, quienes la recibieron a su llegada de Toulouse. Luego del accidente de Medellín, Berta Gardès continuó viviendo en la misma hasta su muerte. Su heredero, Armando Defino, vendió la propiedad en 1949 y en 1973, sufrió radicales modificaciones para convertirla en un ambiente único. Se estableció un salón de tango. Finalmente el 26 de julio de 2000, fue transferida al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Pocos rastros se conservan del trazado original de la vivienda, fueron derribadas las paredes divisorias, la carpintería y los solados, al haberla transformado en un gran espacio único. El proyecto para la creación de la casa museo no siguió exactamente el último plano disponible, de 1921, en el que se podían reconocer las habitaciones y sus usos. Se pensó tan sólo en una recreación que sugiriera el espíritu de la casa, con habitaciones que se comunicaran entre sí y con el patio de la casa. Así se inauguró la Casa Museo Carlos Gardel el 4 de marzo de 2003. Catorce años después, la Dirección General de Museos se propuso la recuperación edilicia y la creación de un nuevo guión curatorial, haciendo honor a la enorme figura del artista que le dio origen.

Orígenes

El 11 de diciembre de 1890, en el Hospicio Saint-Joseph de la Grave de Toulouse, nació Charles Romuald Gardès, hijo natural de Marie-Berthe Gardès. Ella embarcó con su hijo rumbo a la Argentina, para alejarse de los prejuicios que pesaban sobre su condición de madre soltera y forjar un futuro más alentador para ambos.

En Buenos Aires

El 11 de marzo de 1893 llegaron a Buenos Aires Marie-Berthe y su hijo. Los esperaba Anaïs Beaux, una amiga tolosana, con trabajo en su taller de planchado. Un conventillo de Uruguay 162 fue su primer hogar, cerca de los teatros porteños. Bandas musicales, organitos, rondallas y coros, zarzuela, ópera, payadores, la música criolla y el teatro nacional van formando el medio artístico y musical de la nueva ciudad, al que el francesito irá teniendo cada vez mayor acceso.

Inicios Musicales

En 1912 grabó en la Casa Tagini su primer disco, con temas criollos. Un año más tarde, luego de haber recorrido el interior con otros cantores criollos, debutó junto a José Razzano, de manera fortuita, en el lujoso cabaret Armenonville. Fue un suceso y marcó el futuro de su carrera. Viajando al Brasil conoció al admirado Caruso, y de regreso en Buenos Aires cantó para la representación de Juan Moreira en el teatro San Martín. En 1917, siguiendo la temática del criollismo, personificó a un robusto gaucho del cine mudo en la película Flor de durazno, con libro de Hugo Wast y dirección de Defilippis Novoa. Mientras tanto, el dúo Gardel-Razzano había pasado a ocupar el primer lugar en los teatros y en las varietés y la Casa Glücksmann hacía su primer registro discográfico, con José Ricardo en guitarra. Entre los estilos, cifras y gatos aparecía una composición diferente, Mi noche triste. Con la interpretación de Gardel de la obra de Castriota y Contursi nacían el tango canción y el futuro repertorio del Zorzal Criollo.

Giras internacionales

El 10 de diciembre de 1923 el dúo Gardel-Razzano debutó en Madrid, en el teatro Apolo, con la compañía teatral Rivera - De Rosas, recibiendo comentarios favorables de la prensa española. A comienzos de 1924 Gardel, acompañado por Razzano, viaja a Toulouse, donde se encontraba su madre, visitando a su familia. Ese mismo año debuta en Radio Splendid de Buenos Aires. A lo largo de su carrera serán muchas las emisoras radiales del mundo que transmitirán su voz. En 1925 tendrá lugar otro debut, el de “Lunático”, el caballo de Gardel, que hará famoso su amigo, el jockey Irineo Leguisamo. Gardel volverá varias veces a Europa, pero ya como solista, pues Razzano se dedicará, a partir de ese momento, solo a ser su representante. En 1926 podrá cumplir su deseo de comprar una casa para su madre, Berta. Será en el barrio del Abasto, en Jean Jaurès 735. En 1928 será su debut en Francia, en el teatro Fémina de París. Seguirán el Florida, la Opéra Garnier, el Casino de Cannes, el Empire y el Armenonville de París. Tendrá más actuaciones en Madrid, Barcelona, Buenos Aires, París, Niza, donde nacerá su amistad con Charles Chaplin, en el Palais de la Méditerranée. El Morocho del Abasto ha logrado ya el reconocimiento internacional.

Cortometrajes y filmografía

En 1930, bajo la dirección de Eduardo Morena, filmó en Buenos Aires quince cortometrajes, cantando con el acompañamiento en guitarra de Barbieri, Riverol y Aguilar. Por primera vez se usaba el sistema Movietone, de grabación simultánea de imagen y sonido. Se conservaron solo diez. En algunos participaron Francisco Canaro y su orquesta, Arturo de Nava, Celedonio Flores, Enrique Santos Discépolo e Irineo Leguisamo. El 1° de mayo de 1931 firma su primer contrato con la Paramount para filmar en los estudios de Joinville, Francia, la película Luces de Buenos Aires, con dirección de Adelqui Millar. La Compañía de Revistas Porteñas del Teatro Sarmiento, que se hallaba en Europa, se suma a la producción, destacándose el trabajo de Sofía Bozán, Gloria Guzmán y Pedrito Quartucci. Los actores Vicente Padula y Carlos Baeza completaban el elenco. La música de la película fue compuesta por el autor de La cumparsita, Gerardo Matos Rodríguez, y ejecutada por la orquesta de Julio de Caro. Gardel interpretaba el tango Tomo y obligo, con música suya y letra de Manuel Romero, y el éxito en el mercado de habla hispana fue tal que el público obligaba a rebobinar la película y repetir la escena de Gardel cantando esta composición. Aparece entonces la figura que acompañará al Zorzal en los próximos éxitos de su carrera en el cine y como compositor, Alfredo Le Pera. En 1932 filmará Espérame, con dirección de Louis Gasnier, y La casa es seria, dirigida por Jaquelux, destruida años más tarde durante la invasión alemana de París. La última filmada en Francia fue Melodía de arrabal, con la actriz Imperio Argentina y Vicente Padula, dirigida por Gasnier. Gardel interpreta en ella el tango Silencio, compuesto con Le Pera y Pettorossi.

Carlos Gardel en Nueva York

En 1933 se despidió de la Argentina por Radio Nacional. El 7 de noviembre redactó su testamento, declarando su nacionalidad francesa y su nombre real, Charles Romuald Gardès. Ese día salió rumbo a Europa. Después de visitar a su madre y a su familia en Francia viajó a Norteamérica. El 30 de diciembre debutaba en la N.B.C. de Nueva York, acompañado por la orquesta dirigida por Hugo Mariani. La respuesta del público fue extraordinaria. Los directivos de la Paramount firmaron entonces los contratos para las próximas películas de la estrella. En los estudios de Long Island filmó Cuesta abajo, junto a Mona Maris. Además de cantar el tango que le dio nombre al film, Gardel ofrece una versión memorable de Mi Buenos Aires querido. Le siguió El tango en Broadway, dirigida, como la anterior, por Gasnier. Para esta película compuso el foxtrot Rubias de New York y el tango Soledad. Luego de un trabajo discográfico para la RCA Victor, filmó en 1935 El día que me quieras, en la que resulta conmovedora su interpretación del tango Sus ojos se cerraron. Lo acompañan Rosita Moreno y Tito Lusiardo. Los dirigió John Reinhardt, quien también lo hizo en Tango Bar, último film de Gardel, en el que inmortalizó temas como Por una cabeza y Lejana tierra mía.

Última gira

En marzo de 1935 Gardel emprendió una gira por Puerto Rico, Venezuela, Antillas Holandesas y Colombia. En cada ciudad recibió las más entusiastas demostraciones de afecto, y a la programación original debieron agregarse muchas funciones para tratar de complacer al público. El 23 de junio se despidió así del pueblo colombiano: “...no sé si volveré, porque el hombre propone y Dios dispone…Pero es tal el encanto de esta tierra que me recibió y me despide comosi fuera hijo propio, que no puedo decirles adiós, sino hasta siempre…”. Cantó entonces Tomo y obligo, el último tango de su vida. El 24 de junio, en el aeropuerto de Medellín, su avión carreteó y chocó contra otra aeronave que se hallaba en la pista. Perdieron la vida Gardel y dieciséis personas más.

Gardel estaba en la plenitud de su arte, como cantor y como compositor. Por su desarrollo artístico excepcional y su querible personalidad, su figura se acrecienta cada vez más, hecho artístico notable a nivel mundial, convirtiéndose así en el símbolo indiscutido de la música argentina.