Caminando Buenos Aires

La movilidad peatonal es especialmente impulsada a través de la transformación de las calles, desalentando el uso del auto y convirtiendo lugares antes destinados a la circulación de vehículos en espacios de convivencia o exclusivas para peatones y bicicletas, produciendo así una regeneración del espacio urbano que permite revitalizar los barrios y reactivar las economías locales.

Buenos Aires está cambiando su perfil urbano con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las millones de personas que diariamente la transitan. Se trata de una ciudad dinámica que crece y se transforma para adaptarse a las necesidades de los vecinos y quienes la visitan. En ese proceso es fundamental que las personas puedan sentirse seguras, para luego sentirse cómodas y lograr disfrutar del espacio público. Ese es el nivel más alto al que se puede aspirar y el camino que transita hoy la Ciudad. Rediseñar el espacio público para darle prioridad a las personas y crear una ciudad a escala humana es fundamental para lograr que Buenos Aires se transforme en un verdadero espacio de convivencia y disfrute. Forma parte del cambio cultural necesario para que las próximas generaciones puedan habitar la ciudad que soñamos: un verdadero lugar de encuentro, más inclusivo, saludable, sustentable y moderno, con oportunidades para todos. Un lugar donde a todos les guste mucho vivir.

En esa línea, se realizaron mejoras en el Barrio Chino y el Área Microcentro, donde ahora más de un millón de personas se mueven de manera más segura y saludable, y desde el año 2012 se trabaja junto a los vecinos de las Comunas de la Ciudad para identificar cuáles son las esquinas más conflictivas de cada barrio. Como resultado de estos relevamientos se detecta que, en su mayoría, son intersecciones poco convencionales y muy abiertas, en las que la distancia de cruce peatonal es extensa, las aceras irregulares y los cruces son difíciles de interpretar, tanto para los peatones como para los conductores de vehículos. Las intervenciones buscan recuperar el espacio público para las personas.

La Ciudad de Buenos Aires cuenta con una amplia infraestructura de transporte, por eso los ciudadanos y visitantes necesitan contar con información clara y legible que les permita planificar sus viajes, encontrarse y moverse de manera cómoda y sencilla. Ir de un lugar a otro debe ser una experiencia agradable, que optimice los tiempos del traslado y que, a la vez, permita a las personas elegir alternativas a sus trayectos en cualquier punto de su recorrido.

Así nace el proyecto Ciudad Legible, que concibe al transporte como una red integrada que permite conectar diferentes sitios de manera multimodal, brindando la posibilidad al usuario de combinar diferentes modos de movilidad para que el desplazamiento de un lugar a otro se realice de la forma más eficaz posible.

En función de ello, se brinda información diferenciada teniendo en cuenta el momento de decisión de viaje del usuario: tiempos y niveles de lectura, entorno y dinámica del espacio en el que se encuentra.

Buenos Aires a escala humana

El Plan de Movilidad Sustentable de la Ciudad de Buenos Aires, busca favorecer el transporte público e incentivar los medios de movilidad saludable, como la bicicleta y el caminar, a través del ordenamiento del tránsito, la infraestructura y la educación vial.

Con proyectos como Metrobus, PlanMicrocentro, Intervenciones Peatonales y Ciudad Legible, nos planteamos el desafío de rediseñar el espacio público para que todos podamos disfrutar de la Ciudad de una manera más amigable, segura y sustentable.

Incorporando la caminata y la bicicleta en los proyectos urbanos de la Ciudad, contribuimos al desarrollo saludable de las personas, reforzando la función social del espacio público como un lugar de encuentro: herramienta fundamental para lograr una sociedad sostenible y una comunidad más abierta e inclusiva, donde se impulsen las economías locales de cada barrio.