Jardines Maternales y Escuelas Infantiles

Desde la Dirección General de Servicios a las Escuelas proponemos acciones de acompañamiento integral en el servicio alimentario de niños de 0 a 5 años.

Se brinda asesoramiento técnico que permita organizar y optimizar la manipulación de alimentos desde el manejo de biberones hasta las diferentes comidas que corresponde a cada grupo etáreo.

Los menúes son elaborados en función a la edad de los niños, sus hábitos y costumbres, y fundamentalmente criterios nutricionales.
Los servicios alimentarios se adaptan a las diferentes edades de los beneficiarios:

  • Niños de 45 días a 3 años: Se cuenta con menúes para las diferentes etapas (progresión alimentaria de 7 a 11 meses, menú de 1 a 2 años).
  • Para los niños de 6 meses, debido a que realizan una sola comida diaria y por ser las primeras experiencias, se sugiere realizar la misma en el hogar. En caso de realizarla en la institución, se ofrecerá la papilla correspondiente al menú de 7 y 8 meses sin la carne para prevenir el riesgo de aspiración.
  • A los 7 se incorpora algún tipo de carne a la papilla y luego se va progresando en la variedad de alimentos y en la consistencia de la preparación.
  • A partir del año el niño puede consumir casi la totalidad de los alimentos ya que su aparato digestivo está preparado para esto y se le brinda el menú de 1 a 3 años.
  • La leche que se brinda es de primera marca y se adecuada para cada grupo etáreo (niños menores de 6 meses, para niños de 6 a 12 meses y leche larga vida para los mayores de 1 año).

Los aspectos nutricionales se basan en que la cantidad de la alimentación debe ser suficiente para cubrir las exigencias calóricas del organismo y mantener el equilibrio de su balance.

Con respecto a la aceptabilidad de los menúes, se destaca que, dentro de los parámetros de una alimentación saludable para elaborar los menúes también se tuvieron en cuenta los gustos y hábitos alimentarios de la población escolar. Otro aspecto importante es el bromatológico y seguridad alimentaria, para el cual se seleccionan preparaciones y productos alimenticios que garanticen la higiene y seguridad alimentaria, teniendo en cuenta que se manejan gran cantidad de raciones diarias y evitando el potencial riesgo en la manipulación de los alimentos.

Se realizan actividades de capacitación en alimentación saludable para autoridades escolares, personal docente, personal de cocina, padres y alumnos de la comunidad escolar.