Prácticas Profesionalizantes

¿Qué son las Prácticas Profesionalizantes?

En 2016, desde el Ministerio de Educación e Innovación en conjunto con la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires asumimos el desafío de convertir a Buenos Aires en una Ciudad Educadora, donde la finalidad primordial es la construcción de una ciudadanía organizada, autónoma y solidaria, capaz de convivir en la diferencia y solucionar pacíficamente sus conflictos. Estamos seguros de que necesitamos una educación que sea cada vez más equitativa y sustentable y que esté orientada hacia el futuro; tenemos bien en claro que es en la escuela donde estamos formando a nuestros jóvenes tanto para los estudios superiores como así también para el mundo del trabajo.

Una educación de calidad también contempla la inserción de los alumnos y alumnas en el mundo laboral. Desde este lugar tomamos el desafío de potenciar el vínculo entre la educación técnica y el mundo socio productivo, que también implica generar las herramientas e instrumentos adecuados para que estos dos actores puedan acercarse y dialogar entre sí.

En nuestro país, la educación técnico-profesional desde sus inicios tiene como eje fundamental acercar dos sistemas sumamente diferentes: la educación y el sector productivo. Dos sistemas diferentes que se retroalimentan el uno del otro y que, través del tiempo, fueron encontrando diferentes formas de comunicación entre ellos.

¿Qué son las Prácticas Profesionalizantes?

Las Prácticas Profesionalizantes se enmarcan en la implementación de la nuevos planes de estudio para la Educación Técnico-Profesional y cumplen con los requerimientos pedagógicos de la NES (Nueva Escuela Secundaria), ya que plantea este espacio como una unidad curricular obligatoria para los sextos años de las escuelas técnicas, excepto en las especialidad de mecánica, indumentaria y orfebrería, las cuales distribuyen esta carga horaria entre el quinto y sexto año.
Esta unidad curricular se sustenta en la Ley Nacional de Educación Técnico Profesional Nº 26.058, en la Resolución Nº47/08 del Consejo Federal de Educación y N° 229/14 del Consejo Federal de Educación como también en los marcos de referencia de cada una de las especialidades que se ofertan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Objetivos

  • Lograr un acercamiento las lógicas del mundo del trabajo y la producción a las del sistema educativo.
  • Constituir una aproximación progresiva al campo ocupacional hacia el cual se orienta la formación técnico-profesional de los/as estudiantes.

Formatos de prácticas

Existen seis formatos de prácticas:

1) Formación en ambientes productivos: Prácticas que se realizan en empresas, organismos estatales y/o privados o en organizaciones no gubernamentales. Requieren de una relación y planificación conjunta entre dichos Sectores u Organizaciones y la Institución Escuela, para organizar las acciones y roles que asumen los/as practicantes.
2) Proyectos productivos institucionales orientados a:
a. Atender problemáticas específicas de determinada producción de bienes o servicios.
b. Responder a necesidades o problemáticas de la localidad o región.
3) Actividades de extensión y apoyo en las tareas técnico-profesionales que se diseñan y orientan atender demandas y/o necesidades socio-comunitarias: Este formato se centra en la resolución de una problemática específica, a partir del requerimiento de cualquier Organización de la Sociedad Civil u otras Instituciones por parte de los alumnos/as practicantes; a la vez, se promueve la conciencia social y el valor de poner el conocimiento al servicio de los que más necesitan y/o a resolver problemáticas socio-comunitarias.
4) Proyectos tecnológicos: podrán realizar o completar la investigación, la experimentación y el desarrollo de bienes o servicios relevantes desde el punto de vista social, y que introduzcan alguna mejora o modificación respecto a los existentes.
5) Empresas simuladas: Generación de situaciones reales productivas dentro del ámbito escolar, que posibiliten el desarrollo de diferentes roles profesionales, así como la inclusión de variables propias del sector productivo (tiempos, normas de calidad, concreción de productos, entre otros) a través de propuestas que respondan a problemáticas significativas.
6) Proyectos de innovación: Propuestas que, asociadas al Perfil Profesional, son diseñadas y presentadas por los y las estudiantes para que, en un proceso de autogestión acompañada y valorando la acción cooperativista, puedan ser desarrolladas y efectivizadas.

La institución oferente de Prácticas Profesionalizantes deberá extender un certificado que acredite la práctica realizada al alumno/a, al momento de finalización de las mismas.

Los estudiantes de las escuelas técnicas egresan con un título de Técnico que, en función de su perfil profesional, lo habilita a realizar una serie de tareas. En la Ciudad de Buenos Aires las escuelas técnicas ofrecen 22 especialidades que se agrupan en por sectores productivos afines:

1) Metalurgia, Mecánica, Automotores, Refrigeración y Aire acondicionado.
2) Electromecánica e Industrialización de la madera y el mueble.
3) Electricidad y Energías Renovables.
4) Diseño de interiores, Diseño y producción gráfica, Técnicas en diseño y producción de indumentaria, Diseño de artesanías aplicadas a la industria, Orfebrería, Diseño y Comunicación Publicitaria.
5) Electrónica.
6) Computación.
7) Gestión y administración de las organizaciones y Geógrafo matemático.
8) Construcciones.
9) Química, Óptica, Tecnología de los alimentos, Jardinería, Paisajismo y Producción Vegetal.

Marco Normativo

Implementación

Para garantizar la calidad educativa de las prácticas profesionalizantes, el Ministerio de Educación e Innovación conformó un equipo técnico - pedagógico jurisdiccional que acompaña la implementación. Este equipo de especialistas representa a distintas “familias profesionales”, creadas a partir de las 22 especialidades con las que cuentan nuestras escuelas técnicas. Sus miembros poseen un perfil profesional con experiencia en instituciones educativas y un recorrido importante en el sector productivo.

Además, en cada escuela técnica se creó el cargo de Referente Institucional de Prácticas Profesionalizantes, quien es el responsable, junto con el equipo de conducción y los docentes designados en Prácticas Profesionalizantes, de elaborar el proyecto institucional, diseñar los planes individuales de prácticas y hacer el seguimiento integral de la implementación a nivel institucional.

Por último, y tratando de generar mejores herramientas didácticas para los docentes, hemos generado grupos de no más de 15 estudiantes por sección, esperando que los espacios formativos sean adecuados para generar prácticas profesionalizantes de calidad.


Contacto:
practicas.profesionalizantes@bue.edu.ar

Imágenes galería