Lazos

A través de diferentes estrategias, brindamos contención, orientación y asistencia a las mujeres víctimas de violencia ejercida por sus hijos/as de 14 años o más.

Lazos es un servicio de contención, orientación y asistencia psicológica para mujeres que sufren violencia física o emocional de parte de sus hijos o hijas mayores de 14 años, ya sea que convivan con ella o no.

De esta forma, se trabaja en la recuperación del vinculo madre-hijo/a, hasta donde sea posible, a través de los cambios instrumentados por las madres en sí mismas y en la relación con sus hijos/as.

Línea 144 - Atención a víctimas de violencia de género »

Objetivos

  • Crear nuevas identificaciones sobre las cuales reconstruir el rol de madre.
  • Salir de roles de sumisión y servidumbre.
  • Romper círculos viciosos de violencia naturalizada.
  • Lograr la puesta de límites sin agresión.
  • Elaborar sentimientos de culpa y/o de enojo.
  • Salir de simbiosis generadoras de de violencia, favoreciendo conductas autónomas y responsables de los hijos/as.
  • Reconocer espacios propios de los hijos/as.
  • Trabajar situaciones de desvalorización y desautorización, promoviendo la autoestima.
  • Tomar conciencia del derecho a un trato digno.

Acceso

Se realizan una o más entrevistas de admisión, según la complejidad de la problemática planteada y el grado de desborde que sufra la consultante. En su transcurso, se procede al llenado del formulario institucional (RUM) y del formulario específico del programa.

Luego de una o varias entrevistas de orientación, contención y evaluación psicológica, y de la evaluación del caso en reunión de equipo, se decide la incorporación de la consultante para su tratamiento en el programa o la derivación pertinente dentro o fuera de la institución.

El programa no brinda atención a madres con hijos menores de 14 años, psicóticos y/o con adicciones graves, ni a personas con patologías psiquiátricas.

Servicios

  • Atención individual: se atiende bajo esta modalidad a aquellas consultantes que por los trastornos que presentan no resultan agrupables, las que por dificultades horarias no pueden asistir a los grupos y las que precisan ser fortalecidas antes de su derivación a otras instituciones. En todos los casos, se procura lograr la toma de conciencia por parte de la madre de la problemática del hijo/a y la del vínculo y, dentro de lo posible, cumplir con los objetivos específicos del programa.
  • Atención grupal: se lleva a cabo en grupos de reflexión, contención y apoyo psicológico, coordinados por una psicóloga y con un máximo de 12 miembros. Funcionan como grupos abiertos, con sesiones semanales de dos horas de duración.
  • Entrevista de orientación, contención y evaluación: se realiza una entrevista abierta donde la consultante se explaya sobre el motivo de su consulta. A partir de su relato se la orienta en las dudas y situaciones conflictivas que plantea, conteniéndola y resaltando el potencial de salud de la consultante y de su hijo/a. Se evalúa el riesgo y se intenta un primer acercamiento a un diagnóstico diferencial y una evaluación preliminar de la posibilidad de su tratamiento en el programa o de la necesidad de una derivación interna o externa.
  • Entrevista vincular de familia: se cita al grupo familiar para hacerlos conscientes de que la violencia motivo de la consulta es una situación en la que todos están involucrados, producto de la disfuncionalidad familiar, a fin de evitar la estigmatización del hijo/a violento. Al mismo tiempo, se enfatiza la necesidad de aunar esfuerzos para lograr la transformación de una relación vincular conflictiva y aparentemente sin salida, potenciando los aspectos sanos de cada uno de los miembros de la familia y en especial los del hijo/a violento.
  • Entrevista de contención en casos de urgencia: cuando una consultante se presenta en estado de crisis y no está en condiciones de cumplir con los requisitos del circuito del programa, se le otorga en forma inmediata o a la mayor brevedad posible una entrevista donde se le ofrece la escucha y la contención que le permita salir del estado de confusión y angustia extrema, para luego derivarla a una entrevista de admisión

Contacto