Hogares y refugios

Dispositivos de alojamiento, recuperación y atención a las víctimas de violencia doméstica y/o sexual.

Línea 144 - Llamanos, podemos ayudarte »

Son unidades convivenciales para mujeres y sus hijas/os que sufren o hayan sufrido alguna situación de violencia que no cuentan con un alojamiento seguro, ni redes sociales de contención, y se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad social.

Hogar Eva Duarte

Este hogar está destinado a madres jóvenes embarazadas o con niños/as pequeños. Implementa acciones en pos de empoderar a la mujer y para fortificar la red de convivencia con el grupo de pertenencia de la mujer o su reinserción en la sociedad.

Casas de Medio Camino Juana Manso y Margarita Barrientos

Las Casas de Medio Camino son espacios preparados para recibir a las mujeres que han sido alojadas en los refugios. Para esta tarea, cuentan con equipos interdisciplinarios conformados por principalmente por abogadas, psicólogas, trabajadoras sociales y facilitadoras, quienes acompañan la vida cotidiana dentro de la Casa.

Durante su estadía allí, se trabaja para fortalecer a la mujer en todos sus aspectos y así poder rearmar su vida libre de violencia. Un punto fundamental durante la estadía es la capacitación e inserción laboral, para lograr la independencia económica que le permita un egreso autónomo.

A las mujeres que egresan de las Casas de Medio Camino se les sugiere permanecer en contacto con el Equipo de Seguimiento y con las profesionales de los Centros Integrales de la Mujer.

Refugio Mariquita Sánchez

Brinda alojamiento seguro para mujeres con o sin hijas/os, que están atravesando una situación de violencia de alto riesgo. Además, ofrece asistencia psicológica individual con el propósito de empoderar a la mujer generando nuevos modelos vinculares con pares y con sus hijos (varones hasta 12 años) e hijas. También se les brinda patrocinio jurídico gratuito y asesoramiento en materia legal a todas las mujeres alojadas.

Refugio Tita Merello

Aloja mujeres en riesgo que han sido rescatadas de redes de trata de personas con fines de explotación sexual y/o laboral. Las mujeres permanecen alojadas allí por un período de aproximadamente 3 meses donde se las acompaña a gestionar las medidas de protección, documentos de identidad, su realizan controles médicos, etc.

El refugio se caracteriza por ser un espacio con domicilio reservado y de puertas cerradas, con el fin de proteger a la mujer del riesgo a la cual esta expuesta. Es por este motivo que se recomienda que sean unos meses los que transcurren allí para luego, una vez que se evalúa que el riesgo haya cesado, programar un egreso a las Casas de Medio Camino o un egreso autónomo (por ejemplo a través del alquiler de un inmueble, habitación en una pensión o al domicilio de familiares o red de referencia que sea evaluada como segura).

Cualquiera sea la modalidad de egreso, siempre se sugiere a la mujer que realice tratamiento psicológico gratuito en los Centros Integrales de la Mujer y que solicite patrocinio jurídico también gratuito. Además, quedan en contacto con el Equipo de Seguimiento, conformado por psicólogas y trabajadoras sociales, quienes están a disposición para consultas, encuentros personalizados, asistencia telefónica en momentos de crisis, etc.

Línea 144 - Llamanos, podemos ayudarte »

Contacto