Colectividad Siria y Libanesa

Instituciones religiosas

Puede apreciarse en nuestra Ciudad un abanico de instituciones religiosas de sirios y libaneses que profesan diversos cultos: musulmanes sunnitas y chiítas, alauitas, drusos, cristianos ortodoxos, sirianos ortodoxos, católicos maronitas y católicos melquitas, que con sus ritos y antiquísima historia conviven saludablemente en Buenos Aires y aportan con su memoria y sus prácticas un testimonio de libertad y pluralidad religiosa.

Considerando las Instituciones islámicas y Mezquitas de Buenos Aires, existen en la Ciudad tres principales centros de culto: La Mezquita Al Ahmad perteneciente al Centro Islámico de la República Argentina; la Mezquita Al Tahuid, de la comunidad chiíta, y la Mezquita del Centro Cultural Islámico "Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas Rey Fahd" en el barrio de Palermo.

La mezquita Al Ahmad, que depende del Centro Islámico de la República Argentina, fue inaugurada en 1983. Es la primera fundada en la Ciudad de Buenos Aires, luego de un anhelado esfuerzo de la comunidad islámica. En la fachada del templo, de arquitectura típicamente islámica, se destaca una torre o minarete, desde donde el almuédano o muecín llama a los musulmanes a la oración cinco veces al día. Aunque este llamado no se realiza normalmente para "no perturbar a los vecinos". En el interior, las alfombras tienen dibujadas una serie de rectas paralelas orientadas en dirección a la ciudad de La Meca, hacia donde deben dirigirse los creyentes al rezar.

El frente del templo, que da hacia la calle Alberti, posee cuatro ventanales enfilados con vitreaux, en los que se hallan en la parte superior inscripciones que refieren el nombre de Dios en árabe (Allah) y del Profeta Muhammad (que significa “el que merece ser alabado”) más abajo. El sector aledaño al vitreaux es el espacio central de la mezquita, en tanto allí se encuentra el mihrab, que constituye una suerte de hornacina o Quibla que marca a los fieles la orientación hacia La Meca, así como el “minbar” o púlpito desde el cual el Imam o Sheij conduce las oraciones o da los sermones.

En la Avenida San Juan 3049/53, se encuentra el Centro Islámico de la República Argentina, que ocupa un edificio de dos plantas, proyectado por el prestigioso ingeniero argentino don Domingo Selva (autor además de la casa de gobierno de Tucumán, y de varios pabellones del Jardín Zoológico porteño, como por ejemplo el de los elefantes, el de los felinos y el de los dromedarios, entre otros). El edificio fue construido alrededor de 1910 por S. Cermesoni. El centro es un verdadero difusor de la cultura islámica. Además de editar la revista Voz del Islam, ofrece una serie de cursos. Entre ellos destacamos los de idioma árabe; los de cocina árabe y mediterránea, y el de Historia del Arte y Pensamiento del Islam.

En la calle San Nicolás 674, en una vieja casa remodelada, funciona la mezquita Al Tahuid, de la comunidad chiíta, creada en 1983 con participación de la embajada de Irán. Aunque la mayoría de sus miembros son descendientes de libaneses, en los últimos años se han incorporado inmigrantes musulmanes provenientes de otros países, e incluso, argentinos conversos al Islam. La Mezquita pertenece a la Organización Islámica Argentina. Desde allí se dictan clases de idioma árabe, clases sobre el Islam y se emiten programas radiales islámicos. Únicamente en la mezquita Al Tahuid los sermones de los viernes (khutba) se realizan en castellano, ya que el sheik, Abdul Karim Paz, es argentino.

Por último en el año 2000 fue inaugurado el Centro Islámico Rey Fahd que incluye la imponente Mezquita del barrio de Palermo. Esta Mezquita es la más grande de Argentina y forma parte de un proyecto de difusión del Islam emprendido por el reino de Arabia Saudita en el marco de un centro cultural islámico que porta el nombre de “Custodio de las Dos sagradas Mezquitas Rey Fahd”. Por tal motivo las obras de construcción estuvieron directamente supervisadas por el Ministerio de Asuntos Islámicos y Uaqf (bienes religiosos) del Reino de Arabia Saudita. El diseño de la gran mezquita palermitana fue realizado por el arquitecto árabe Zuhair Fayez, mientras que la dirección de obra quedó en manos del arquitecto argentino Mario Roberto Álvarez. La construcción fue financiada por la Embajada de Arabia Saudita.

El Centro Cultural Islámico Rey Fahd fue inaugurado el 25 de septiembre de 2000 en una ceremonia oficial, con la presencia del entonces presidente de la Argentina, Fernando De la Rúa y el príncipe Abdullah Bin Abdul Aziz, heredero del trono saudita – en representación del rey  Fahd Bin Abdul Asis. El proyecto global consta de una mezquita con dos minaretes  con capacidad para 1500 fieles y dos colegios de niveles primario y secundario con treinta aulas, una biblioteca, y una sala de conferencias.

También huyendo de las malas condiciones de vida que ofrecía el régimen otomano, los libaneses drusos comenzaron a llegar a la Argentina en las ultimas décadas del siglo XIX.

En 1926, el Emir Amín Arslan, diplomático otomano radicado en Argentina y de religión drusa, fundó la Asociación de Beneficencia Drusa que constituye en la actualidad la sociedad drusa más antigua en el mundo. El objeto de esta sociedad era abrigar a los inmigrantes y darles herramientas para sobrevivir y prosperar en esta tierra.

Si bien la institución congrega a todos los fieles de este credo, las actividades realizadas trascienden ampliamente el plano religioso y se extiende a diversas áreas: educativas, sociales y culturales.

La ausencia de nuevas olas inmigratorias redujo la cantidad de miembros de la comunidad drusa en este país. Sin embargo, el gobierno argentino reconoció oficialmente a la religión drusa y le otorgó status diplomático. En 1997 se crea el Consejo Druso de Argentina, que goza de las mismas prerrogativas que las embajadas.

En la actualidad se dictan cases de danzas folklóricas libanesas, y se está restaurando la valiosa colección de libros del Emir Amín Arslán.

En cuanto al plano educativo, la Asociación se destaca por ofrecer un innovador sistema de enseñanza del idioma árabe y es reconocida por poseer la mayor cantidad de alumnos en esta especialidad. El curso está desarrollado bajo una plataforma digital y se gestiona desde el sitio web de la institución.

Hoy, la comunidad drusa es pequeña en número, pero tiene una importante presencia dentro de la colectividad siria y libanesa, en general, y particularmente dentro de la colectividad árabe islámica.

La mayoría de los libaneses que inmigraron al país profesaban religiones cristianas  y aunque ello facilitó su integración a la sociedad receptora (compartían misas y festividades religiosas con el pueblo argentino) también se mantuvieron cercanos a una antigua institución de la colectividad libanesa en Buenos Aires: la Misión Libanesa Maronita. La Misión Libanesa Maronita de la Argentina y con ella el Colegio San Marón de Buenos Aires data su historia en nuestro país desde 1901.

Los primeros Padres Misioneros Libaneses, Juan Gossn  y Miguel de Hallar, vinieron con la finalidad de traer la fe católica en el antiguo rito oriental para asistir a los inmigrantes del Cercano Oriente, y en especial del Líbano, radicados en la Argentina.

Desde entonces, estos misioneros y educadores llevan desempeñando una ardua tarea que ha dado sus frutos entre la colectividad que la frecuenta, y entre los jóvenes estudiantes que han pasado por las aulas del Colegio San Marón.

El Papa Juan Pablo II creó el 5 de octubre de 1990 la nueva Eparquía Maronita de San Charbel. Desde ese año, el Obispo es Monseñor Charbel Mehri, que reside en San Marón,  Buenos Aires y coordina desde allí las actividades de las cuatro Parroquias maronitas que hasta el presente conforman el cuadro pastoral de la Eparquía. La jurisdicción del Obispo se extiende a los aproximadamente 700.000 fieles maronitas residentes en la República Argentina y en las Malvinas.

La Parroquia San Marón, ubicada en la calle Paraguay 834, fue realizada de acuerdo al estilo arquitectónico de los edificios religiosos libaneses y a semejanza del Convento de San Antonio ubicado en el Valle Santo -Kadisha- en el norte del Líbano. Para ello, dos de los arquitectos debieron viajar a Líbano y familiarizarse con el estilo de los templos tradicionales.

Las puertas están decoradas con un labrado en metal reproduciendo repetidas veces la Cruz Maronita. En el extremo izquierdo del frente, se observa el campanario que culmina con una cruz de bronce. Dicho espacio posee una campana de igual material que fue fabricada en Argentina y adecuada para ser tocada a la usanza libanesa emitiendo los sonidos típicos de las campanas que resuenan en los templos del Líbano.

Los muros y la bóveda de crucería de estilo gótico son de piedra originaria del Líbano. El retablo abovedado posee una Cruz Maronita tradicional realizada en madera de cedro libanés y cubierta de un vitral realizado en Líbano que presenta tonos en degradé que van desde el amarillo en el centro hasta el rojo en el extremo. El altar –propiamente dicho- fue construido en cinco tipos de piedras de las distintas canteras libanesas que exhiben las diferentes tonalidades utilizadas en toda la iglesia.

Esto se debe a que el templo esta construido en piedra tallada en distintas canteras del Líbano, por citar algunas, la del Monte Líbano y la del Valle de la Bekaa. De esta forma, cada una de las provincias del Líbano está representada en la construcción del templo con sus piedras características, revistiendo el lugar de una bella diversidad de colores y de tonos.

Alrededor de quinientas veinte toneladas de piedras fueron transportadas por barco desde las montañas libanesas, el mismo medio por el cual llegaron los inmigrantes al puerto de Buenos Aires.

"Fuerte como esa roca, y perenne como los cedros del Líbano", la fe maronita continúa siendo guía y fuente espiritual de muchas familias libanesas.

 

Siria y Libanesa

Por disposición de la Ley Nº 2.559, la tercera semana del mes de abril se instituye la "Semana de la ... Ver más

Siria y Libanesa

Siria y Líbano son uno de los principales países consumidores de yerba mate. Esto se debe a que el h ... Ver más

Siria y Libanesa

El Diccionario Español Latino Arábigo de Francisco Cañes, impreso en Madrid en 1787 en tres tomos, e ... Ver más

Siria y Libanesa

En 1942 la Junta de Aviación bautizó a uno de los aviones como “el sirio-libanés”.

Siria y Libanesa

La iglesia de San Marón de la calle Paraguay, fue construida con piedras traídas de diferentes cante ... Ver más

Siria y Libanesa

Diversas estaciones del subterráneo porteño exhiben parámetros artesanales islámicos. La muestra más ... Ver más

Siria y Libanesa

En la memoria del Ministerio de Agricultura de 1892 se destaca la notable actuación del sacerdote Ma ... Ver más