Arbolado

Ambiente y Espacio Público
Av. Roque Saénz Peña 570 4º piso,
Tel. 4342-6003, int. 204/205/206
Contacto

Campaña de poda 2012.

Poda2012
El arbolado público de la Ciudad de Buenos Aires, en lo que a su mantenimiento integral respecta, se encuentra actualmente afectado por la licitación pública Nº 48.238/09, que contempla la división de la ciudad en cinco zonas adjudicadas, cuatro de ellas a otras tantas empresas contratistas, y una quinta que posee un gestión mixta pública-privada.
 
Las empresas adjudicatarias del servicio son: Mantelectric S.A., Ecología Urbana S.R.L., Casa Macchi S.R.L. y Zona Verde que, a su vez, participa de la cogestión de la zona mixta en conjunto con el área operativa de la Dirección General de Arbolado.
 
Las tareas involucradas en el contrato son, fundamentalmente, las correspondientes a poda, con dos épocas de receso coincidentes con la veda oficial que se establece anualmente de acuerdo a las observaciones fenológicas del estado de las distintas especies que componen la mayoría del arbolado público, la extracción de árboles secos y de riesgo, y la poda de raíces que provoquen daños en espacio público y/o propiedades privadas.
 
El Plan de Poda 2011 comenzó el 23 de mayo y finalizó el 15 de septiembre. Se realizaron trabajos en todos los barrios, algunos con más intensidad que otros, de acuerdo a las necesidades y las evaluaciones de los especialistas que trabajan en el área. En este sentido, se coordinó un relevamiento entre lo solicitado por los CGPC y los reclamos ingresados por SUACI para la ejecución de la poda, que resultó un total de casi 30 mil reclamos solucionados.
Se utilizaron 21 cuadrillas que emplearon alrededor de 170 personas y se intervinieron 49.301 ejemplares en la denominada “Poda de Invierno”.
Asimismo, la Ciudad de Buenos Aires ha comenzado a recibir, por primera vez en su historia, envíos de compost elaborado a partir de residuos verdes por parte de la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE), de la cual la C.A.B.A es miembro integrante, a cuenta del material que se ha enviado en forma diferencial y que ha vuelto a ser utilizado para la realización de nuevas plantaciones.
 
Los planes de desarrollo en las grandes ciudades del mundo se dirigen hacia la creación de una calidad de vida saludable y equilibrada. En este esquema, la ciudad instauró un riguroso programa de plantación de árboles urbanos y reverdecimiento que establece la necesidad de plantación de –como mínimo- cinco mil árboles por año.
 
Dada la importancia creciente que se les reconoce a los corredores de biodiversidad para mejorar la calidad ambiental urbana y, ante la inexistencia actual de los mismos en el ámbito de la ciudad, se comenzó a trabajar sobre la recuperación de la característica de corredores naturales.
 
Se han incorporado especies autóctonas de la biota rioplatense, sobre el margen derecho del río Matanza-Riachuelo, único curso de agua a cielo abierto de la ciudad -que constituye su límite sur-, previa preparación de los sectores márgenes liberados de su curso, con la plantación de 750 ejemplares en el borde del Riachuelo y otros 2500 en Biocorredor Costero Sur , en la Av. 27 de Febrero.
 
Asimismo, se forestó con especies nativas el Corredor de Biodiversidad Zona Norte, situado entre las avenidas Cantilo y Lugones, con 948 ejemplares de ceibo, sauce, palo borracho y aguaribay, mientras se avanza en el proyecto para la creación de nuevos corredores para el año próximo. La escasa oferta de especies autóctonas, debido al poco interés comercial que suscita dicha flora, ha motivado la necesidad de encarar -por administración- la producción y crianza de estas especies, indispensables para la conformación de los biocorredores.
 
Respecto al Plan Maestro del Arbolado Público puede consignarse que finalizaron las tareas de campo correspondientes a los censos de Arbolado de alineación, así como el correspondiente al ubicado en Espacios Verdes, por lo que se dispone de los valores cuanti y cualitativos del arbolado, el cual puede desagregarse por barrio, por comuna o por cuenca hidrográfica. De dicho relevamiento surge que la ciudad cuenta con 368.202 árboles de alineación, y que el ejemplar más representativo sería un fresno americano, de 8 metros de altura, con un diámetro de tronco (a 1 metro de altura) de 30 centímetros, con muy poca inclinación, sano y con buena vitalidad.
 
Parte de ese material ha sido ya georeferenciado, y el faltante continúa en proceso de incorporación a los sistemas de la USIG, área informática donde se consolidan todos los datos del relevamiento. Se está trabajando para que la gestión del arbolado urbano se apoye en una plan informatizado, como el implementado en otras áreas de este ministerio, ya que si bien es imposible manejar el riesgo cero cuando administramos seres vivos, si puede ser reducido si utilizamos base de datos fiables para realizar una gestión más dinámica, fijando objetivos claros y acordando políticas públicas de mediano y largo plazo.
 
Contando con el Plan Maestro y, una vez  puesto en marcha el sistema informatizado de gestión, se habrá iniciado un cambio sin precedentes en la gestión integral del arbolado urbano ya que no sólo se podrá tener un control más preciso de las acciones llevadas a cabo sobre el universo arbóreo, sino también -y por sobre todas las cosas- se dispondrá de una herramienta de planificación que posibilite avanzar en Políticas de Estado, concretas, sobre el patrimonio arbóreo de la Ciudad de Buenos Aires.
 
Las recomendaciones que proporcionará el Plan Maestro, posibilitará concretar en un plazo no menor de 10 años, cambiar la actual situación del arbolado público, dominado por la presencia de una especie, la proliferación de ejemplares no aptos incorporados por el voluntarismo de los vecinos y otra importante cantidad de árboles que ya han cumplido con su vida útil siendo indispensable su reemplazo; por otro que implique una situación de equilibrio y sustentabilidad.
 
Hemos heredado un patrimonio arbóreo que se ha ido incorporando a la ciudad a lo largo del tiempo, a través de la historia y que constituye el principal soporte vegetal a partir del cual la ciudad se regenera y crece continuamente. Hay una gran cantidad de árboles históricos y notables que están actualmente siendo relevados, monitoreados y tratados con una gestión diferencial con el propósito de mejorar las condiciones del medio en que crecen y se desarrollan, preservando su integridad y manteniendo una asistencia permanente y específica para asegurar la continuidad  de estas especies, a través de ellas mismas o de sus descendientes directos, ya que forman parte de nuestra memoria, nuestra identidad y nuestro paisaje.
 
Por tal motivo, la Dirección General de Arbolado y el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires, acordaron llevar adelante un plan de propagación de especies arbóreas notables de la Ciudad que se destacan por sus características estéticas, botánicas o históricas. Mientras la Dirección General de Arbolado identifica las especies, provee los insumos y realiza la recolección del material a propagar, el Jardín Botánico se ocupa de proporcionar el sitio del cultivo, del cuidado y la certificación de los ejemplares. Estos ejemplares añosos merecen un tratamiento específico y configuran un paisaje que debe conservarse como registro de nuestra ecléctica historia.

Campaña de poda 2010.

devoto

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a través de la Dirección General de Arbolado, realizó la Campaña de Poda 2010. Esta acción es parte de un Plan Integral, donde el Censo Fitosanitario será uno de los insumos más importantes para que el Arbolado – finalmente- sea una auténtica Política de Estado.

En junio del 2010 se firmó un convenio con el Banco Mundial para realizar el censo de Arbolado de la Ciudad, que nos aportará un conocimiento estricto de la diversidad, cantidad de especímenes, estado general, distribución y georreferenciación de las diferentes variedades.

Como resultados de la Campaña de Poda se realizaron la intervención de 58 mil especies con el trabajo de 160 personas divididas en 22 cuadrillas y un presupuesto de 13,5 millones de pesos. De continuar con esta política, en 5 años, se habrá intervenido la totalidad del arbolado de las veredas porteñas.

Podar los árboles de una ciudad, tiene los siguientes objetivos:

  • Mejorar la seguridad ciudadana mediante el despeje de luminaria
  • Prevenir riesgos interviniendo ejemplares arbóreos
  • Mantener en condiciones adecuadas el arbolado urbano
  • Mejorar la fisonomía barrial

La Campaña de Poda 2010 alcanzó todos los barrios de la Ciudad de Buenos Aires.

Para ello se elaboró un cronograma junto a los 15 CGPC de acuerdo a sus requerimientos y necesidades específicas. Los trabajos los realizan las empresas que mantienen durante todo del año el arbolado público: Casa Macchi, Mantelectric, Zona Verde, Ecología Urbana, Consugas y Construparq. Los residuos se retiran dentro de las 48 hs de la poda.

La población arbórea de Ciudad de Buenos Aires cuenta con 500.000 ejemplares que, de acuerdo con su ubicación, se dividen en:

  • Árboles de alineación (los que crecen en la vía pública) 360.000 ejemplares
  • Árboles en espacios verdes 140.000 ejemplares

Arbolado, un bien público

El arbolado es parte fundamental de la sustentabilidad ambiental de nuestra Ciudad. Y como tal lo cuidamos y preservamos. El árbol es un bien público, que debe ser cuidado y respetado.

Algunas de sus funciones para proporcionar una mejor calidad de vida urbana son:

  • Reduce la polución ambiental
  • Contribuye a la biodiversidad, actuando como refugio de la fauna de la ciudad.
  • Mejora la calidad del aire que respiramos, es la principal fuente urbana de generación de oxígeno durante el día, a través de su amplia capacidad de fotosíntesis.
  • Aporta al equilibrio psico-social del hombre urbano (infaltable en la planificación de ciudades, el verde ofrece el imprescindible contacto del hombre urbano con su naturaleza de origen).
  • Atenúa los vientos y provee sombra fresca.
  • Actúa como pantalla suavizando los ruidos producidos por la ciudad (el volumen foliar actúa como las paredes de un estudio de radio, al absorber las ondas sonoras, especialmente las frecuencias más agudas).
  • Mitiga el efecto de las altas temperaturas (a través de la transpiración de las hojas, a mayor temperatura, mayor volumen de agua evaporan).
  • Absorbe el agua de lluvia, reduciendo su escurrimiento.
  • Preserva la memoria histórica de la Ciudad, así como embellece nuestros espacios verdes y calles.

De las 96 especies plantadas, ocho de ellas representan el 87% del total del arbolado, distribuyéndose del siguiente modo:

46 % FRESNO AMERICANO (Fraxinus americana), 15 % PLATANO (Diferentes especies del género Platanus), 7 % PARAISO (Melia azedarach), 6 % ARCES (Diferentes especies del género Acer), 4 % TIPA (Tipuana tipu), 3 % JACARANDA (Jacaranda mimosifolia), 2 % TILO (Diferentes especies del género Tilia), 2 % FICUS (Diferentes especies del género Ficus) y un 16 % otras especies.