Carnaval Porteño

Dirección General de Promoción Cultural
Av. Mayo 575
Planta baja Of 15
Tel: 4342-8199
Contacto

Carnaval Porteño

Carnaval Porteño

Cada año el Programa Carnaval Porteño invita a participar de los corsos de la Ciudad de Buenos Aires. En su edición 2011 ofreció toda la música, alegría y color de cientos de murgas que se presentaron por los barrios porteños, para el disfrute de vecinos y vecinas.

Declaradas Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires en 1997, las murgas experimentan uno de sus momentos de mayor esplendor. Al tiempo que rescatan el hacer marcado por una herencia, se inventan a sí mismas como expresión artística propia de estos tiempos. En 1869 se realizó en Buenos Aires el primer corso, con comparsas de negros y de blancos tiznados, que relucían con sus disfraces y su ritmo, mientras su canto y su baile alocado y armónico disparaban piernas y brazos al aire. 

Las letras de las murgas se llaman "críticas" y unen la denuncia con la risa, el color y el baile. En cuanto a su forma artística lo que distingue a la murga porteña de otras es, además de su vestimenta (levita, guantes, galera y bastón), el bombo con platillos y los distintos ritmos, tradicionales que se utilizan para diferenciar cada barrio.

La murga, es una formación que implica organización, desarrollo artístico, compromiso social y celebración popular, y ha florecido en distintos puntos del país en los últimos años. La pionera es la murga porteña. Las murgas y el carnaval son una expresión artística de los márgenes, el canto al barrio y expresión de un folclore urbano. Cultiva un modo de hacer artesanal y aficionado. En los últimos años el carnaval porteño vive una época de fuertísima revitalización y cambios.  La murga fue una de las formas de arte social que más creció en el país al ritmo de las crisis políticas y económicas. Desde ese lugar de contención artística, que tiene sede en cada barrio, es la construcción de un espacio colectivo en el que se generan el aprendizaje de trabajar en conjunto, la transmisión de una herencia, la creación de un lugar de identidad.

“Suenan bombos y platillos
ecos de mi corazón
pasos, colores y ritmos
de este querido murgón
Y así nos presentamos
le dimos comienzo al show,
no se vaya aguante un rato,
no se pierda este murgón”